¡Pide presupuesto gratis!

    Los idiomas dominan el mundo de Internet. Y lo sabes. ¿Has visto alguna página web de una gran compañía o de una empresa que triunfe sin traducir a otros idiomas? ¿Verdad que no? Quien quiere triunfar en Internet sabe muy bien cómo hacerlo. Los idiomas son esenciales. Te contamos 3 cosas que deberías tener en cuenta antes de traducir una página web. Así cuando cuentes con traductores profesionales online para esa tarea podrás ir con las ideas bien claras.

    Ojo con los cambios web

    Los cambios son en muchas ocasiones inevitables. Pero ojo porque te pueden causar algún que otro estrago en tu reputación online. Cuando se decide por traducir una página web con una empresa de traducción de confianza, lo primero que hay que tener claro es que la versión del ‘site’ es el definitivo y que lo único que puede pasar es que en el futuro se haga algún cambio pero sin demasiada sustancia. No sería la primera vez que se recurre a una agencia de traducción profesional para dar forma a unos textos en otro idioma y que después se modificara la página web y que los traductores automáticos ‘hicieran su magia’. En una ocasión, tras traducir una página web al ruso sobre el aceite de oliva, quedó todo perfecto. Pero unos meses después, unas modificaciones del perfil hicieron que la empresa empleara Google Traductor y en vez de aceite, se ve que el ‘cerebro de Google’ creyó que para Rusia lo más adecuado era el petróleo. Os podéis imaginar la confusión que creaba entre los ‘consumidores’ y las pérdidas de la compañía.

    Adaptar el portal a la cultura del país

    Traducir una página web a otro idioma para obtener beneficios del extranjero es mucho más  que trasladar el portal a otro idioma. Primero se tiene que estudiar un poco la cultura del país. Quizá la manera de hacer publicidad en Londres varía mucho de hacerla en Estocolmo. A lo mejor hacen falta cambios lingüísticos o matices que no emplearías en tu lengua materna. Por ejemplo, en la cultura eslava es muy irrespetuoso hablar a otra persona de tú a tú, como sí se hace en España cuando se promociona una web.

    Las literalidades no son buenas

    ‘Just do it’ no suela igual que ‘solo hazlo’. Las literalidades no son buenas para tu negocio cuando quieres traducir una página web. Un traductor profesional sabrá cómo reconducir el idioma para que las técnicas de persuasión te sirvan en una web en español, inglés, francés e incluso árabe. Un buen traductor hace de copywriter y, además, adapta el mensaje a la literalidad del otro idioma. Tenlo en cuenta a la hora de encargar la traducción. Un profesional del idioma te ayudara a conseguir impulsar tu negocio para el mercado extranjero.

    Y…por si te quedas con ganas de más, tenemos un eBook gratis sobre cómo traducir contenidos web. 🙂

    Deja un comentario

    Si quieres traducir tus campañas de comunicación...

    TENEMOS UN REGALO PARA TI

    Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales.