¡Pide presupuesto gratis!

    Probablemente no entraríamos muy a menudo a una tienda en la que la información de sus letreros fuera incomprensible para nosotros o en la que no pudiéramos comunicarnos con el dependiente por cuestiones de idioma. Seguramente, si nos sucediera una de estas dos cosas optaríamos por ir a otra tienda donde nos lo pusieran todo más fácil y el negocio en cuestión acabaría perdiéndonos como clientes, ¿verdad? En el mundo de los e-commerce este mismo caso equivaldría a estar mal posicionado en Internet y a tener una tasa de rebote elevada, la peor pesadilla para este tipo de comercios. [Sharer] El mundo virtual, en el que pasamos buena parte de nuestra jornada, se caracteriza por la inmediatez, la rapidez y, aunque nos cueste reconocerlo, por la competividad. Estamos sumidos en una rat race por ser los mejores y llegar a todos los rincones del planeta pero, eso sí, sin complicarnos en exceso la vida. Y precisamente por esto, y porque cada vez hay más negocios de este tipo, se hace necesario pensar en buenas estrategias para captar clientes. Y los idiomas, como no podía ser de otra manera, son una de las más efectivas. En Okodia estamos convencidos de ello y llevamos mucho tiempo predicando con el ejemplo. Una manera óptima de cuidar al cliente virtual es ofrecerle toda la información que necesita en un idioma que domine –nótese el domine. Cuando alguien visita un e-commerce en busca de álgun artículo, la primera cosa que le llama la atención es la estética de la página web (imágenes, colores, banners, etc.), pero cuando desee infomarse realmente querrá hacerlo con comodidad. Y en este paso es donde los negocios virtuales pierden o ganan clientes. Si los usuarios entienden fácilmente toda la información contenida en la web, se quedarán a navegar por ella y es probable que acaben comprando. Si, por el contrario, no comprenden los textos de tu página saldrán de inmediato en busca de otra. Por esta cuestión tan evidente deberías plantearte presentar tu web en varios idiomas y, si lo deseas, nosotros podemos echarte una mano. No olvides nunca que los clientes se deben mimar. De la misma manera que el cliente espera un cálido saludo en el súper del barrio, agradecerá encontrar las descripciones de los productos de tu e-commerce en su lengua materna, porque los tiempos cambian pero la naturaleza humana no. Además, la traducción de los contenidos de tu e-commerce garantizará que tu negocio cumpla con uno de los derechos del consumidor: el derecho a la información. ¿Te lo habías planteado así? Por último, una web multilingüe es signo de profesionalidad. Deja claro el interés de quien está detrás del negocio por hacer bien las cosas y por llegar al máximo número de usuarios, aspectos muy acordes con el mundo globalizado en el que vivimos. Esperamos que este artículo te haya convencido para traducir tu web al menos a dos idiomas, para cuidar de esta manera a los posibles clientes de tu e-commerce y para no desentonar en el mundo virtual en el que has escogido tener presencia.

    Deja un comentario

    Si quieres traducir tus campañas de comunicación...

    TENEMOS UN REGALO PARA TI

    Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales.