¡Pide presupuesto gratis!

Los idiomas son muy importantes en muchos ámbitos de la vida. En la estrategia de marketing de contenidos, el idioma es crucial ya que se trata de transmitir información que puede provenir de fuentes de distintos países. De ahí que el binomio marketing de contenidos-idiomas sea imprescindible, y que una empresa de traducciones pueda ayudar a que el resultado sea perfecto. 

¿Qué es el marketing de contenidos?

Desde una perspectiva empresarial, el marketing de contenidos es una estrategia que tiene como objetivo la captación de clientes y su posterior fidelización. Esto se hace a través de la elaboración de artículos que suscitan el interés de la audiencia y les aportan valor añadido. Las conocidas pestañas de blog en las páginas web son parte del soporte de una estrategia de marketing de contenidos en otros idiomas.

A través de los contenidos que se ofrecen a los usuarios de la página web, se consigue captar la atención de los clientes potenciales. A través de los escritos se les está demostrando conocimiento sobre el sector, productos o técnicas. Esto se traduce en confianza, seguridad y fidelidad a la marca.  

Lo importante para evitar errores en los contenidos, es que esta información que se ofrece sea original y de calidad. Esta última cualidad se suele ver comprometida cuando las fuentes de información tienen un idioma de origen distinto del que tienen los lectores.

El idioma en el marketing de contenidos

Evidentemente, las empresas tienen que expresarse en la misma lengua que su audiencia, pero ¿qué ocurre cuando la fuente de información es en un idioma diferente? ¿Estamos ante una traducción fiel?

Vivimos en la era de la información y la comunicación, cualquier duda que se nos presente tiene mil respuestas en Internet, ¿cuántas son buenas? En este contexto, cobra especial importancia el término ‘curación de contenidos’. Mediante esta técnica se extrae lo realmente importante de una temática en concreto y se unifica en un texto que va a tener una calidad extraordinaria, al ser muy relevante y ofrecer gran valor al lector.

El ‘content curator’ es el rol profesional que desempeña esta labor, no se limita solo a recopilar, filtrar y analizar la información, también tiene que darle su toque, mejorando el vocabulario, ofreciendo su propio enfoque y asegurándose que el texto es uniforme. Si quiere ofrecer un texto potente y de gran valor, no puede limitarse solamente a las fuentes informativas en su mismo idioma.

Por otro lado, dentro de la estrategia de marketing de contenidos, esta información será difundida al estar incluida en un social media plan estructurado. Los contenidos llegarán a gente de idiomas variados, por lo que se tiene que proyectar una imagen pública impecable en cuanto a dominio de lenguas.

El reto del content curator y los idiomas

Pongamos como ejemplo que, dentro de una estrategia de marketing de contenidos, un content curator español está consultando páginas de habla inglesa. Al entender el idioma, extraerá fácilmente la información más destacada, pero a la hora de redactar sus contenidos tiene que saber hacer una traducción fiel y buena de lo que ha leído para que no se pierda la esencia y el impacto del texto original, así como ofrecer un artículo impactante.Para que el idioma no limite la estrategia de marketing de contenidos, el vocabulario que se maneje debe ser amplio y conciso. Es por esto que muchos de estos profesionales están especializados en distintas ramas o sectores.

También debe tener un conocimiento profundo del idioma que está traduciendo para reconocer juegos de palabras o expresiones idiomáticas que fuera de esa lengua no se entenderían. En el mismo sentido, hay que tener en cuenta las distintas acepciones de una palabra para poder ofrecer la traducción más fiel posible.

Un content curator puede ser muy bueno redactando en su propio idioma, pero no ser un buen traductor de la información de la que se nutren sus escritos. Llegados a este punto, descartando el uso de un traductor automático con el que solo conseguirá acumular errores, el profesional puede optar por dedicarse a aprender el idioma, por contratar a una empresa de traducción o por buscar a otro profesional que domine la lengua que le interesa.

Este tipo de trabajo colaborativo en el que una persona traduce para otra la lengua que domina, es muy eficaz, pero hace estar a merced de un tercero, con todo lo que eso implica.

Conclusión

Por tanto, el idioma dentro del marketing de contenidos es esencial para conseguir trazar una estrategia exitosa basada en la calidad, sobre todo, si, por ejemplo quieres duplicar las visitas de tu blog en 24 horas.  El dominio de un idioma es fundamental para que la información ofrecida sea de lo más completa. Esto es así al no haberse dejado nada en el tintero por la capacidad del profesional de consultar fuentes en distintos idiomas y traducirlas fielmente a un idioma final garantizando la correcta transmisión de información.

Autora: Elisa Rosado, Neoattack.

Deja un comentario