¡Pide presupuesto gratis!

Transcripción de una carta de motivación que recibimos hace unos días y que no pudimos «obviar»:

Hola Pepito,

Iba a mandarte mi currículum de cuatro páginas, con dos anexos y una carta de motivación “personalizada” de otras dos páginas, pegar mi “fotón” de “profesional al tajo” y sentarme a esperar a que me llamarais, porque con mis dos carreras, mis dos erasmus, mis dos masters del universo, mi experiencia internacional y esos cinco idiomas -y medio- tan útiles que digo manejar, es imposible que no me llaméis. Y eso con solo 28 años. El “solo” lo pongo porque sí, porque los 30 son los nuevos 20, dicen.

Pero no lo voy a hacer. Bueno, no si no me lo pedís, claro. Si lo queréis lo tenéis en la bandeja de entrada en “cero coma”, que el horno no está para bollos y yo quiero trabajar. Por eso os escribo. Os he descubierto a través de Internet mientras se supone que estoy arreglando el mundo desde mi habitación. Y me he enamorado

Es difícil creer. Es difícil sentir que se tienen posibilidades. Es difícil que alguien te motive. Vosotros lo habéis hecho. Yo soy una F5, no he parado de actualizarme desde que abrí los ojos, le pongo empeño a eso de vivir e intento absorber todo lo que me rodea. Los retos son mi oxígeno, de ahí que tenga “dos” de todo (bueno, excepto parejas): necesito estímulos. Y vosotros me habéis estimulado, tanto, que me he decidido a escribiros para estimularos yo a vosotros.

¿Qué os puedo ofrecer? Más allá de mi formación, está mi buena voluntad, mi atención y dedicación máxima, unas ganas de aprender y de trabajar que me las hago encima, y una sed de experiencias y de reciclaje continuo que necesitan canalizador. No soy una nerd, pero tengo un punto teky, he crecido en Internet. Y aunque pueda parecer que sufro “titulitis” aguda, también he trabajado en un par de sitios de esos que se pueden poner en el currículum serio.

Pero si, lo diré, y me pasaré todas las precauciones del personal branding por un sitio: se me quedaron pequeños. O no consiguieron retenerme. No más de cuatro años, aunque mi último jefe no estuviera muy contento con la decisión, y eso que les había proporcionado una sustituta formada. Aún así me regalaron un lekué y un libro de recetas para principiantes (innecesario, llevo 10 años cocinando…) y me vine a esta ciudad con un nuevo reto. Pero a ese reto le queda un mes de vida. Luego… trabajaré con vosotros. O me iré a la competencia y os arrepentireis.

¿Miedo? Ninguno, soy barranquista en mis ratos libres, submarinista de pacotilla, ávida lectora y enferma de las series en v.o.s. Curiosa, perseverante, espontánea, aunque también analítica y muy observadora. No, no dejo colgado a nadie, termino los proyectos, pero así como yo me dejo la piel en lo que hago, espero de mi contraparte que haga lo mismo. Porque no solo quiero vivir de lo que hago, sino que quiero vivir lo que haga.

Si tenéis ganas de más, me haréis muy feliz. Si no, igualmente quiero añadir: keep up the good work. Porque, de verdad, moláis.

Deja un comentario

Si quieres traducir tus campañas de comunicación...

TENEMOS UN REGALO PARA TÍ

Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales