Cómo saber qué agencia de traducción contratar

Las dudas te asaltan. Tienes un negocio y quieres sacarlo adelante, pero el español se te queda ya como ‘muy viejo’ para continuar comunicando o vendiendo solo en ese idioma. Entonces piensas en que tu solución es contratar una agencia de traducción que te eche un cable. Pero…¿cómo elegir la mejor?
En función del tipo de negocio y de los proyectos que una empresa normalmente desarrolle, no siempre se tiene contacto con los idiomas. Por lo general, cuando en una empresa alguno de los empleados habla inglés, éste se convierte en traductor espontáneo y es el encargado de redactar o traducir un nuevo proyecto para una licitación, un correo comercial o la presentación de los servicios de la empresa.
Pero ¿qué ocurre cuando necesitamos saber qué dice un documento urgente que acabamos de recibir, pero que está en francés, ruso o alemán? Una de las soluciones más comunes es utilizar alguno de los traductores gratuitos online puede conducir a situaciones embarazosas y malas interpretaciones ya que la rigurosidad, la fidelidad y la corrección no son el fuerte de estos, sino que más bien sirven para “salir del paso”. Es en ese momento en el que comienza una carrera contrarreloj para conseguir contactar con alguna agencia o algún traductor de confianza, pero, ¡oh, problema!, no tenemos ningún proveedor de este tipo.

¿Qué hacemos? Después de revisar todas las tarjetas de visita, de buscar algún contacto en Linkedin y de preguntar a todos los compañeros de la oficina, ya solo nos queda… Google. “Traducción Madrid”, “Traducción inglés-español Madrid”, “agencias de traducción documentos legales inglés-español Madrid”… Acotar la búsqueda nos da mejores resultados, pero, ¿Con cuál me quedo de entre los múltiples resultados?

Desde Okodia – Grupo traductor consideramos que una de las primeras herramientas para valorar qué agencia es la que más nos conviene es la rapidez y agilidad en la respuesta de la consulta. Si realizamos una llamada o enviamos una petición de presupuesto a partir de un formulario web, la solicitud debería ser respondida en al menos 1 hora.

Claro está, siempre teniendo en cuenta los horarios de la oficina y procurando proporcionar en un primer momento todos los detalles del encargo que queremos realizar: idioma de origen del archivo, idioma al que queremos que sea traducido, tipo de texto, número de páginas, formato del documento y tiempos de entrega. Proporcionar toda esta información, facilita enormemente al gestor de traducción la cotización. Junto con la rapidez, siempre es importante tener en cuenta las opiniones de otras empresas que hayan trabajado anteriormente con la agencia. Éstas pueden encontrarse en la propia web del proveedor de traducción, por ejemplo. En caso de duda, podemos también pedir referencias o cuál es su experiencia exacta en nuestro campo. Esto es, si necesito la traducción de un ensayo clínico, por ejemplo, les puedo solicitar qué otros trabajos han realizado en este campo.
Vale, muy bien, ¿y el precio? Paciencia, el precio no es lo único que cuenta.