¡Pide presupuesto gratis!

Te habrán hablado mil veces de los peligros de los errores de traducción. Pero no eres realmente consciente de ellos hasta que las consecuencias están a un palmo de tu nariz. Y es que una mala traducción te puede llevar a la cárcel, dejarte sin trabajo e incluso hacer que bajen tu empresa en bolsa. Sí, sí. Y eso solo por haber usado una vez Google Traductor. Pero es que desde que sabemos que eres fan de los traductores automáticos, nada es lo mismo. Ni punto de comparación con una traducción profesional. Juzga tú mismo. Te contamos hechos reales causados por una mala traducción.

Cuando ‘la lías’ en una rueda de prensa

¿Sabéis quién es Álvaro Morata? Es un jugador de fútbol. Los deportistas están acostumbrados a moverse de un país a otro, pero si ofrecen ruedas de prensa en su idioma nativo, una mala traducción les puede jugar algún que otro sonrojo. En este caso, estando en Italia éste afirmó, o al menos así lo recoge un periódico de dicho país, que llegó desilusionado al Real Madrid porque le habían tratado como un niño. Y claro, se armó el escándalo. Tuvo que salir un día después públicamente a matizar sus declaraciones. «Fue un error de traducción», aseguró.

¿Comarcas catalanas?

Cosas de la traducción automática. ¿Qué dirías si un día lees en el BOE que tres de las comarcas de tu Comunidad se llaman de una forma diferente? ¡Menudo gazapo! Un error técnico del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies al revisar la versión en castellano de un documento ha propiciado que tres comarcas catalanas hayan aparecido rebautizadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE): la Noguera, la Garrotxa y el Maresme. El traductor automático del departamento renombró la Noguera por Nogal, la Garrotxa por Breña y el Maresme por Marisma y los tres fallos no fueron detectados. Esto no hubiera pasado de haber recurrido a una agencia de traducción en Barcelona.

Directo a la cárcel

Y sí. Una mala traducción también te puede llevar a la cárcel. En este caso, un palestino fue detenido por un error de traducción de Facebook. El algoritmo reprodujo la expresión “atacadles” en hebreo cuando había escrito “buenos días” en árabe en su página de la red social.

¿A que ahora te lo pensarías mejor antes de no recurrir a un traductor profesional? Para triunfar, ya sabes cuál es el camino.

Deja un comentario