idiomas

¿Cuáles son los idiomas más difíciles de traducir?

Se suele pensar (erróneamente) que todos los idiomas tienen la misma complejidad a la hora de traducirlos. ¿Es lo mismo traducir una frase al inglés que hacer lo propio con una al árabe? Obviamente no. Cada idioma posee una complejidad distinta como bien saben los traductores profesionales. Ahora bien, ¿cuáles son los idiomas más difíciles de traducir? ¿Alguna idea? Aunque en Okodia-Grupo traductor estamos preparados para todo, también sabemos de lo difícil que es llevar a buen puerto una traducción de idiomas como los que aquí te contamos.

El idioma más hablado en el mundo

No deja de ser raro que el idioma que más se habla en el mundo sea uno de los más difíciles para traducir, más que nada, por la complejidad que entraña esta lengua. ¿Sabes de qué idioma se trata? Del chino mandarín. En el chino, cada palabra puede tener cuatro tonos diferentes, un tono neutro y en cada región se habla de una manera diferente. ¡Toda una proeza para los traductores profesionales que deben hacerle frente a este idioma!

De hecho, las agencias de traducción acostumbran a escoger a traductores nativos de este idioma porque son los que mejor lo manejan. No obstante, debido a que cada región china habla el idioma de una manera distinta, es posible que un nativo tenga dificultades para entender a otro a pesar de haber nacido a escasos kilómetros de distancia.

Pocas vocales en el árabe

Otro de los idiomas que se llevan la palma en esto de la dificultad para traducir es el árabe. Se trata del octavo idioma más hablado en el mundo, pero…¿qué se le va a hacer si su alfabeto dista mucho de uno occidental? Además, si te fijas bien, se trata de un idioma con muy poquitas vocales y muchas consonante y que se caracteriza también por emitir sonidos guturales. Puede ser de todo menos fácil su traducción.

Otros idiomas que tampoco lo ponen nada fácil son el hindí, el coreano, el japonés y el húngaro, con unas reglas gramaticales nada sencillas. Pero para eso están los traductores profesionales de agencias de traducción como Okodia, que cuidan todo al más mínimo detalle y que son todo unos profesionales.