Curiosidades de la Navidad por países

Acostumbrados a la llegada de los Reyes Magos cada 5 de enero; a hincharnos de turrón al ritmo de “Hacia Belén va una burra”; o a comer las uvas cada 31 de diciembre mientras escuchamos las campanadas, lo cierto es que en el mundo hay otras tradiciones navideñas bastante peculiares y que, a pesar de la globalización y de la llegada de Santa Claus a todos los hogares del mundo, se siguen celebrando. A continuación, os presentamos algunas curiosidades de la Navidad por países que deberías conocer.

Islandia: ¡Las fiestas navideñas en este país son las fiestas del suspense! Los islandeses tienen por costumbre, desde bien entrado diciembre, iluminar sus casas con velas hasta el día de Navidad. Pero… ¡Atención! Ninguna debe apagarse, porque de lo contrario, la familia no estará al completo al año siguiente… Los más pequeños de la casa tampoco se libran y deben estar atentos y portarse bien desde el día 1, porque Jolasveinn, Papá Noél, puede aparecer en cualquier momento entre el 1 y el 24. Eso sí, con regalos para todos, incluso para el que peor se porte, que se encontrará con una patata…

Reino Unido: Si en España dejamos galletitas a los Reyes Magos, los ingleses, el día de Navidad, dejan a Santa Claus un vaso de whisky para “amenizarle” la noche. Otra costumbre importante, y mucho más extendida, es la del muérdago, por la que, si te encuentras debajo de uno de ellos deberás besarte con la persona que más cerca tengas en ese momento.

Holanda: Los niños holandeses reciben sus regalos la noche del 5 al 6 de diciembre de manos de Sinterklaas, la versión holandesa de Papá Noel que llega nada más y nada menos que desde la lejana… España. Según la tradición holandesa Sinterklaas llega en barco desde Madrid (curioso, sí…) hasta Holanda, cargado de regalos para los niños y muy bien acompañado de los ‘Zwarte Pieten’, sus ayudantes.

Filipinas: Las fiestas navideñas comienzan en septiembre y terminan a fines de enero… País de mayoría católica, las Navidades filipinas conservan ante todo el espíritu religioso. A partir del 16 de diciembre, los filipinos tienen por costumbre ir a “Misa de Gallo”, a las cuatro de la mañana. Una vez acabada la celebración, comen los “bibingka” (tortilla de arroz con huevos salteados y carne de coco) y los “puto bumbong” (arroz hervido dentro de un pequeño tubo de bambú). El 24 de diciembre realizan el “panunuluyan”: una pareja, caracterizada de María y José, recorren las casas del vecindario pidiendo alojamiento.

Australia: ¿Quién dijo que Navidad fuera sinónimo de frío o de nieve? En Australia, estas celebraciones llegan en pleno verano por lo que los australianos aprovechan el día 25 para darse los regalos de buena mañana y posteriormente ir a la playa a pasar el día, hacer un picnic o realizar alguna actividad al aire libre. Bondi Beach, en Sidney, es un punto de celebración bastante concurrido donde festejar este día.

Hagáis lo que hagáis y estéis dónde estéis, ¡felices fiestas!