neologismos

¿Debemos o no traducir los neologismos?

Mannequin challenge, crowfunding, hipster, friki, wearable, cookies, coworking. Son muchos y estamos rodeados por ellos, los encontramos en la cuenta del restaurante, en publicidad, en tecnología, en el listado de servicios del centro de estética y en infinidad de situaciones más. Los neologismos son inevitables, aparecen constantemente y forman parte de la evolución natural de cualquier lengua. En este post nos interesa reflexionar concretamente sobre la conveniencia de la traducción de neologismos en las empresas de servicios.

¿Un gift voucher o un vale regalo? ¿Cuál te suena mejor? ¡Tuitéalo!

Los neologismos tienen sus detractores, aquellos que piensan que contaminan la autenticidad de la lengua o que, simplemente, es ridículo adoptar una palabra de otro idioma pudiendo usar la ya existente en el propio. En el otro lado de la moneda están sus defensores, los que creen que los neologismos forman parte de la riqueza de un idioma y que son algo natural, o que obviar su traducción es una buena estrategia de marketing. Y es que, a menudo, la traducción de los neologismos o la ausencia de la misma es algo que una empresa de traducción debe plantearse. Traducción y marketing se necesitan. El sector de los servicios proporciona mucho trabajo a los profesionales de la traducción y la traducción es, a la vez, una buena estrategia de marketing, como en el caso de la traducción de blogs o newsletters de cualquier empresa.

Una de las razones por las que se opta por no traducir los neologismos es la presión de las modas y últimas tendencias. A la mayoría nos atrae lo diferente, nos suena muy bien y nos llama poderosamente la atención. Nos gusta ir a lugares que sean pet-friendly, hablar con el maitre del restaurante y disfrutar de algún gift voucher en un centro comercial. Esta evidencia puede ser una razón de peso para evitar la traducción de los neologismos que designen servicios o productos que sean tendencia u otros ya existentes.

Pero lejos de esta razón, que podríamos considerar más frívola, existen otras más prácticas. En el sector turístico, los extranjeros pueden sentirse más cómodos ante cualquier texto si encuentran en él palabras propias de su idioma, pues esto les facilita la comprensión, aunque sea de parte de su contenido. No traducir los neologismos puede ayudar a simplificar las cosas, pues varios idiomas pueden usar un único término para el mismo producto o servicio. Algo que detestarían los que miran con recelo todo lo relacionado con la globalización.

El debate sobre la traducción de neologismos en las empresas de servicios está siempre abierto, por la naturaleza de los mismos –surgen por cuestiones de moda y por la necesidad de dar nombre a nuevas realidades– y porque en cada caso particular traducción y marketing se analizan desde un punto de vista diferente. No está exento de polémica, pero en una empresa de traducción podremos asesorarte y ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para ti y para tu negocio. Si tu empresa está en el sector de los servicios y estás pensando en la mejor estrategia de marketing a través de la traducción, en Okodia estaremos encantados de ayudarte.