¡Pide presupuesto gratis!

Hay quien aún tiene dudas sobre si Google puede ser útil a la hora de traducir. Es precisamente eso lo que llevó a BMJ a investigar sobre el uso de Google Translate en la comunicación médica. ¿Puede ser preciso Google en la traducción médica? Los resultados no tienen desperdicio.

Los autores tomaron 10 frases, las tradujeron con Google Translate a 26 idiomas (8 de Europa occidental, 5 de Europa del Este, 11 de Asia y 2 de África) y luego pidieron a los traductores profesionales (26 hablantes nativos de los idiomas de destino) que tradujeran el resultados en inglés. Las traducciones posteriores se analizaron en busca de errores. Y estos fueron los resultados.

Una vez más Google volvió a sacar su lado más divertido, para los que no pertenecen al gremio de traductores, y más ridículo y demostró que la traducción médica (y cualquier otro tipo de traducciones) es mejor que las haga un profesional si no se quiere meter la pata. ¡Te explicamos por qué!

El traductor de Google

Los esfuerzos de Google por hacer las veces de traductor médico fueron infructuosos. Un paro cardíaco se convirtió en un corazón encarcelado. En idioma maratí, una de las lenguas más habladas en la India, la donación de órganos se tradujo como herramientas, y en bengalí, la necesidad de acogerse a la ventilación mecánica se convirtió en un movimiento de viento.

¡Google solo acertó el 57,7% de las consultas que se le realizaron! Según estos resultados, si en los hospitales se recurriera a la traducción automática de Google, ni la mitad de los pacientes recibirían ventilación adecuada, donarían sus órganos y darían su consentimiento para una operación.

Es muy preocupante que los médicos tengan que recurrir al traductor de Google. Los trabajadores de la salud siempre deben tener acceso a intérpretes humanos cualificados porque nadie mejor que los traductores médicos profesionales conseguirá traducir mejor qué es lo que el paciente necesita.

Deja un comentario