¡Pide presupuesto gratis!

Las marcas que buscan adaptar su contenido a un nuevo idioma generalmente encontrarán dos opciones: traducción y localización. Pero si bien es similar, ambos tratan de adoptar los mensajes de la marca en un nuevo lenguaje para llegar a una nueva audiencia, la traducción y la localización son dos procesos diferentes.La traducción es un tipo de localización, al igual que el fútbol es un tipo de deporte. Pero, al igual que los deportes, la localización es una categoría amplia, llena de múltiples formas de hacer que el contenido sea efectivo para una audiencia internacional nueva.

La traducción es el punto de partida

En pocas palabras, la traducción convierte las palabras escritas de un idioma a otro. La localización emplea múltiples técnicas para adaptar el significado completo del contenido a la nueva cultura.

Cuando el contenido se traduce literalmente, puede tener sentido en el mercado objetivo o no. La localización analiza el verdadero mensaje del contenido y luego encuentra la mejor manera de decir: «Elíjanos».

La localización involucra imágenes

La localización también implica la adaptación de la imagen. El ajuste de diseño es otra técnica de localización. El inglés se lee de izquierda a derecha, pero el árabe, el hebreo y otros idiomas se leen de derecha a izquierda. Tendría que voltear nuestro anuncio para que la copia, las imágenes y otros elementos de contenido se muevan en la dirección correcta.

El tamaño y el tipo de letra también pueden necesitar cambios, por lo que los idiomas que usan una escritura no romana se pueden leer con claridad. Incluso cuando el contenido se traduce a un idioma usando el mismo alfabeto que el inglés, el diseño a menudo necesita un ajuste. Las lenguas romances, como el español y el francés, necesitan un 30% más de palabras que el inglés para expresar una frase similar.

El finlandés necesita entre 30 y 40% menos palabras. La traducción cambia el idioma, pero la localización del diseño asegura que la copia se vea bien.

Las herramientas como el contexto visual permiten a las marcas garantizar que el formato y el diseño se puedan ajustar correctamente para adaptarse a las traducciones correctas.

La traducción es solo un aspecto de la localización

Luego está todo lo demás: ¿está el precio en la moneda correcta? ¿Las fechas están formateadas correctamente? ¿El tamaño del producto cómo se mide en el país al que se está dirigiendo la empresa? Estas áreas también forman parte de la categoría de localización más amplia.

La traducción invoca simplemente la conversión de las palabras de un texto de un idioma a otro, manteniendo la intención y los conceptos. La localización, por otro lado, implica una adaptación aún mayor para adherirse a los elementos culturales del público objetivo. El contenido localizado se siente más familiar y cercano.

Con contenido totalmente localizado, las marcas pueden garantizar que sus experiencias resuenen con los usuarios, incluso si hablan un idioma completamente diferente. Así que, ¿necesitas una traducción profesional o servicios de localización?

Deja un comentario

TENEMOS UN REGALO PARA TÍ

Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales