¡Pide presupuesto gratis!

Se dice que en las buenas historias nunca falta un amor apasionante, piedras que hacen el camino más difícil aún si cabe, retos solo aptos para los más valientes, alguna que otra alegría y un final feliz. Porque a pesar de las dificultades, las buenas historias siempre están plagadas de buenos finales (digan lo que digan). La historia de Okodia-Grupo traductor, quizá no es de esas en las que aparecen dragones con los que luchar ni princesas a las que rescatar, pero es igual de apasionante como la vida misma.

Toda gran aventura comienza con un primer paso y éste llegó de la mano de Luis Rodríguez, CEO de Okodia-Grupo traductor, en el año 2005 cuando por fin se decidió a emprender en un sector que le apasiona, el de la traducción. Hay decisiones que no deben tomarse a la ligera y la de optar por el emprendimiento no ha sido una de ellas. El CEO de Okodia-Grupo traductor decidió formarse en gestión de equipos y en todos los conocimientos que necesita un emprendedor para levantar su negocio antes de dar el gran paso.

[Sharer]

Formar un equipo alrededor del mundo

Seguro que alguna vez has escuchado por ahí la tan manida pregunta de si un emprendedor nace o se hace. Siguiendo la experiencia de Luis, estamos más seguros que nunca de que las dos cosas son complementarias. Mente inquieta y ávido deportista, este riojano optó por hacer de su vida una aventura, una aventura muy ligada al mundo de los idiomas.

Y es que, a pesar de que una vez terminó sus estudios universitarios en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona consiguió un trabajo como traductor en una empresa de localización de software, todo lo que aprendió durante esta etapa de su vida decidió ponerlo en práctica creando Okodia-Grupo traductor.

Con el paso del tiempo, Okodia-Grupo traductor se ha ido consolidando en el sector y son muchos los traductores que alrededor del mundo trabajan para esta agencia de traducción con sede en Barcelona y en Madrid. «Ser emprendedor significa asumir riesgos», asegura Luis, que afirma que ha aprendido a ser feliz siendo emprendedor. A día de hoy no cambiaría su decisión de crear Okodia por nada del mundo.

Deja un comentario