¡Pide presupuesto gratis!

Después de crear una página web empresarial o de negocios, es normal que nos hagamos una serie de preguntas como, por ejemplo, cómo traducir la web y que llegue a otros mercados. En la actualidad existen gran cantidad de alternativas para hacer esto, pero ¿es lo mejor para el posicionamiento SEO de la página?

Los contenidos de un sitio web, de un blog o de una tienda online han de contar con un buen posicionamiento en buscadores para que los clientes lo encuentren en Google. Pero, ojo, esto también se ha de aplicar a sus traducciones.

¡Te mostramos cómo las buenas traducciones se convierten en un factor clave para el SEO de una web!

Las traducciones, pieza fundamenta en el SEO

La mayor parte de las empresas son conscientes de la importancia de una buena estrategia de contenidos para posicionar bien en Google, pero no siempre aplican los mismos criterios en sus traducciones. Generalmente, dan prioridad al precio de esta traducción o a la rapidez sin tener en cuenta los factores de posicionamiento. Esto da lugar a que muchos de los contenidos traducidos no posicionan al igual que el contenido original.

Por ello surge la traducción SEO, basada en una serie de aspectos destinados a traducir de forma correcta. ¡Te los contamos!

Estrategia para la traducción SEO de tu web

La importancia de la traducción. Son muchos los que siguen utilizando las traducciones automáticas para traducir una web a cualquier idioma. Este tipo de traducciones deja mucho que desear y, además, Google penaliza el contenido traducido de forma automática. El buscador penaliza a las páginas que utilizan contenido de mala calidad y que haya sido generado por máquinas. Nuestro consejo es que cuentes con una agencia de traducción que, de forma fácil y eficaz, traduzca tu contenido al idioma que desees.

Como ves, traducir SEO implica un gran trabajo. Exige a un traductor profesional que conozca a fondo no solo el idioma, también la cultura, los giros, e incluso las faltas de ortografía que los usuarios pueden cometer al realizar una búsqueda.

La hora de las palabras clave. Con el contenido ya traducido, has de corroborar que las palabras clave son las adecuadas para el idioma al que quieres dirigirte. Has de ser consciente de que los usuarios buscan tu producto o servicio de diferentes formas por lo que elige las palabras clave más relevantes, las que tengan más volumen de búsquedas en cada lengua.

Optimización. Al igual que hay que optimizar una web de forma constante, cuando traduces una web a otro idioma también has de hacerlo. No es suficiente con una traducción de calidad y con las palabras clave correctas, has de optimizar elementos como las imágenes, las descripciones del texto, los títulos de páginas…

Cualquier agencia de marketing online, además de ayudarte con la publicidad en Internet, te dará algunas pautas sobre cómo realizar esta optimización. Algunas como que las keywords han de estar colocadas un número definido de veces dentro de un texto, dependiendo de su extensión, que los títulos y las descripciones son primordiales en el posicionamiento y también los enlaces. Te dará las claves para posicionar tu página y lograr que esté visible en cualquier idioma y desde cualquier parte del mundo.

No te olvides de los metadatos del texto. Los metadatos que incluye el contenido como la traducción del título, la descripción de la página, la URL o el nombre del enlace con el que se va a publicar tu página, también han de estar traducidos. Y recuerda que también has de adaptar los enlaces internos y externos y traducir tablas, gráficos o vídeos.

Como ves, aunque es un trabajo costoso, la traducción SEO es realmente importante para posicionar cada entorno web en el mercado internacional donde se quiera destacar y para conseguir una comunicación eficaz con los consumidores de otros países.

 

Rocío González

Autor Rocío González

Más entradas de Rocío González