¡Pide presupuesto gratis!

Internet de las cosas, tecnología ponible, inteligencia artificial, realidad virtual, coches totalmente autónomos, videojuegos y software más sofisticado. Estas son algunas de las novedades tecnológicas que nos cautivarán. Los gigantes tecnológicos a nivel mundial se reinventan a sí mismos a una velocidad vertiginosa y, a la vez, los millones de usuarios en potencia de todas partes del mundo caemos irremediablemente en sus redes una y otra vez. Pero, claro, toda esta cantidad de usuarios no es necesariamente políglota. He aquí donde la traducción de tecnología aparece como el tercero en discordia, o en este caso en concordia, en la historia de amor entre ser humano y tecnología. [Sharer] Las páginas web de los más grandes, como Apple, ya cuentan evidentemente con su traducción a múltiples idiomas. Así, el consumidor finés puede estar al día de las últimas novedades en https://www.apple.com/fi, por citar un ejemplo. No obstante, a menor escala, ser competitivo también implica ser accesible. La traducción de la página web de cualquier empresa es una inversión a largo plazo, una semillita que deba plantarse para recoger frutos más adelante. En el campo de los videojuegos puede decirse que ya existe un mercado estable para los traductores. Sus usuarios valoran posistivamente la comodidad de leer las instrucciones del juego en su lengua materna. De la misma manera, el no poder hacerlo es una de las quejas más comunes entre los habituales de los foros de este sector. Google también sabe que no hay lugar para la relajación dentro del mundo de la tecnología en lo que a accesibilidad se refiere. Por poner un ejemplo, hace pocos días leíamos que Google Calendar ha aumentado el número de idiomas en los que estará disponible, entre ellos se encuentran idiomas como el catalán y el griego. Para más información, pueden consultar este artículo. Siri también se encuentra entre las aplicaciones más populares de los últimos años y cada vez podemos encontrar este asistente personal inteligente en más idiomas. Las principales empresas tecnológicas ya son plenamente conscientes de la necesidad de ofrecer sus productos en diferentes idiomas. La lista de ejemplos que pueden corroborar esta afirmación es interminable. En este artículo hemos citado solo algunos ejemplos a modo de ilustración, pero la misma filosofía deberá aplicarse a los nuevos smartwatch o a los sistemas de realidad virtual como Oculus Rift, que verá la luz este 2016, y deberán tenerla en cuenta los desarrolladores del sistema de domótica Android Home o los fabricantes de coches autónomos, entre otros. El flirteo entre idiomas y tecnología no solo beneficia a esta última, también asegura la permanencia y conservación de los idiomas menos hablados a nivel global. A efectos prácticos, puede parecer un matrimonio de conveniencia de los de antes, pero más bien se trata de un enriquecimiento mutuo, un amor incondicional en el que cada parte ofrece y recibe lo mejor. Una vez más la traducción rompe barreras y establece puentes entre mundos en un principio distantes. Todo son ventajas en la existencia del tándem traducción-tecnología, un traductor tecnófobo y un programador desconocedor de otros idiomas que no sea el propio ya tiene su punto de encuentro en la traducción tecnológica. ¡Qué bonito es el amor!

Deja un comentario