¡Pide presupuesto gratis!

En las traducciones jurídicas, son especialmente controvertidas aquellas expresiones del original para cuyo concepto jurídico no existe un equivalente legal en la cultura de llegada. Precisamente ese es el caso de la maternidad subrogada. En EEUU, es legal que parejas que no pueden tener hijos por distintos motivos contraten mediante un acuerdo legal los servicios de una madre o vientre de alquiler. Como he dicho, basta con un acuerdo legal que después será ratificado mediante decisión judicial y, de este modo, puede darse el caso de que la madre genética y legal del bebé y la madre gestante sean distintas personas, o bien que la madre genética, la madre gestante y la madre legal sean distintas personas. En EEUU, en virtud del acuerdo firmado entre los padres legales y la madre gestante, la madre gestante carece de derechos y responsabilidades con respecto al menor, y la adopción, por tanto, es innecesaria. La partida de nacimiento ya será registrada con los nombres de los padres legales, y el nombre de la madre gestante no figurará en ningún lugar.
Este concepto tan habitual en EEUU es totalmente ilegal en España, por lo que aquellos padres españoles que viajan a los EEUU para concebir a sus hijos mediante un vientre de alquiler deberán traducir toda la documentación relativa al acuerdo, sentencia y partidas de nacimiento del menor. Y he aquí que el traductor deberá llegar a una conclusión cuando se encuentre con el término “surrogate mother” o “surrogate motherhood”. Las expresiones “vientre de alquiler” o “madre de alquiler” parecen demasiado coloquiales para el contexto en cuestión. La expresión “madre subrogada”, que es la que parece triunfar en la actualidad, remite al hecho jurídico de que una persona sustituye a otra en una obligación, pero el término subrogación en España suele usarse para cuestiones acreedoras o deudoras, como la subrogación de una hipoteca o una subrogación contractual, en la que una parte sustituye a la otra en sus obligaciones contractuales. También podríamos usar la expresión “maternidad por sustitución” parece acertada, pero no es la expresión que parece haber tenido mejor acogida, aunque sin duda se refiere específicamente al hecho de que una mujer sustituye a otra en la labor de gestar y alumbrar a su hijo.
Lo cierto es que la traducción de este concepto fluctúa dependiendo del criterio del traductor, y parece que así será hasta que la legislación no se pronuncie específicamente sobre este caso.

Deja un comentario