¡Pide presupuesto gratis!

«Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate». Seguro que te suena esta canción del mítico grupo de Mecano. La letra tiene mucha razón, pues los cánones de belleza actuales hacen que cada vez se use más el maquillaje y los cosméticos para cuidar la piel. ¿Alguna vez has pensado en ir a una fiesta o a una cena importante sin maquillar? Seguro que no. Pero cuando uno se maquilla debe hacerlo adecuadamente. ¡Y así es como maquillamos en Okodia también el mundo, con rigor! La traducción cosmética es casi tan importante como las propiedades activas de los cosméticos. 🙂 ¿Lo pones en duda? ¡Pues sigue leyendo y te sorprenderás!

Nombres de cosméticos sugerentes

Seamos sinceros, lo que vende en el mundo actual es el marketing. Y los cosméticos están rodeados de este tipo de prácticas. ¿Quién no ha sentido alguna vez el impulso de adquirir una crema simplemente por lo sugerente de su nombre? Sin embargo, las etiquetas de un cosmético son mucho más que un nombre bonito.

A la hora de llevar a cabo una traducción cosmética, nos damos cuenta de que en el envase no solo se traduce el nombre (que a veces se suele dejar como está, en función del país al que se vaya a exportar el producto), sino también la etiqueta. En las etiquetas de estos productos encontramos información sobre la descripción del producto y los ingredientes que lo componen.

En ese punto es donde estriba la complejidad de la traducción cosmética. De hecho, en Okodia-Grupo traductor nos aseguramos de elegir no solo a un traductor profesional que domine el idioma, sino que sea especialista en la traducción de textos científicos. Y es que en la traducción cosmética no se puede omitir nada de la etiqueta. La inserción de la Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos es obligatoria. Los usuarios tienen derecho a conocer qué elementos componen un producto cosmético por si son alérgicos a alguno de ellos.

El hecho de tratarse de traducción de elementos químicos, que a menudo los consumidores desconocen, no quiere decir que los laboratorios de cosméticos deban pasar por alto una correcta traducción de sus productos. Y es que, además de eso, deben cerciorarse de que también acompañen al producto mensajes publicitarios que expliquen al consumidor el correcto uso del mismo y sus propiedades.

 

Deja un comentario