¡Pide presupuesto gratis!

Desde que el ordenador forma parte inherente al trabajo del traductor, los profesionales de la traducción disfrutan de numerosas ventajas, como pueden ser los diccionarios o las bases de datos terminológicas en formato electrónico, herramientas que nos ahorran tiempo y desplazamientos. Por otro lado, el traductor también debe enfrentarse a aspectos de edición a los que antes era ajeno. Es decir, actualmente, los traductores no sólo se hacen cargo de la traducción del texto, sino que muchas veces también deben realizar funciones de edición gráfica del formato. Por supuesto, esta función adicional se cobra aparte, ya que en ocasiones puede exigir aún más tiempo que la traducción del texto en sí. Por ejemplo, si el cliente decide enviar al traductor un texto en un formato no editable, como puede ser un .jpg, el traductor deberá rehacer por completo el texto, desde la inserción de las imágenes, si las hay, hasta la recreación de todas las características tipográficas del texto original. Ese trabajo puede ser arduo y requerir de editores gráficos que suponen una inversión para el traductor, por lo que todo ese trabajo adicional a la traducción no puede ser gratis. El mismo caso puede acontecer cuando nuestro cliente nos envía un texto en pdf u otro formato no editable y espera que la traducción sea devuelta con el mismo formato con que se envió. Algunos traductores ni siquiera se prestan a realizar este servicio, y avisan de antemano que el formato de la traducción será diferente al original. Otros traductores deciden invertir tiempo y dinero en ofrecer este servicio adicional de edición, pero los clientes deben ser conscientes del tiempo y esfuerzo que requieren las labores de edición gráfica de un texto. Sin duda, lo idóneo es ser capaces de ofrecer un servicio integral y completo a nuestros clientes, pues el resultado será siempre mucho más satisfactorio. En la era digital, ninguno podemos quedarnos al margen de la revolución que supone el tratamiento informático en la edición de los textos.

Deja un comentario