¡Pide presupuesto gratis!

Pongámonos en situación. Estás actualizando tu página web y te has dado cuenta de que necesitas recurrir a la traducción web para mejorar la calidad de la información que ofreces a tus clientes extranjeros. Piensas en recurrir a los servicios de traducción profesional de Okodia – Grupo traductor , pero se te plantea una duda, ¿existe un precio mínimo en las traducciones profesionales? Lo cierto es que sí. ¡Te contamos en qué nos basamos para cuantificarlo!

Tarifa mínima en traducción profesional

Seguramente nos hayas oído hablar mil veces de que los proyectos de traducción profesional se cobran por palabras. Generalmente así es.No obstante, también hay una tarifa mínima a la hora de gestionar un proyecto de traducción. Eso se debe a que, aparte de la traducción propiamente dicha, cada proyecto requiere de un tiempo de gestión adicional.

Aunque cada empresa contabiliza sus tiempos mínimos en función de diversos factores, en Okodia solemos calcular, como normal general, un tiempo mínimo de gestión de media hora, aproximadamente. ¿Qué hacemos en ese periodo de tiempo? Gestionamos el proyecto propiamente (presupuesto, inclusión de datos en el sistema, dudas preliminares con el cliente…), y gestionamos el proyecto con el mejor traductor profesional que seleccionamos, en función de la especialidad y del idioma que se requiera para el encargo. Del mismo modo, resolvemos las dudas pertinentes que surgen con los traductores en el momento de traducir, preparamos los archivos de traducción y posibles referencias, nos aseguramos que el trabajo cumple con los estándares de calidad y que se entrega en tiempo y forma. Y también realizamos las labores de facturación (y en muchos casos también perseguimos a los clientes cuando no realizan los pagos en el plazo establecido).

Por qué se cobra un precio mínimo

A nuestra agencia de traducción nos llegan encargos de todo tipo. Desde la traducción de una nota de prensa para agencias de comunicación hasta la traducción técnica de investigaciones científicas. Obviamente, el número de palabras de un trabajo a otro suele variar. Ese es el motivo por el que se suele cobrar un precio mínimo en el sector de la traducción.

Hay trabajos que superan el coste correspondiente al mínimo por trabajo. En esos casos, el precio se contabiliza en función de las palabras del proyecto. No obstante, en los casos en los que la traducción no llegue a ese mínimo, se contabiliza el tiempo empleado.

Qué tenemos en cuenta en la tarifa mínima

¿Y qué es lo que solemos tener en cuenta a la hora de contabilizar la tarifa mínima? Tenemos una estimación de cuánto tiempo nos lleva realizar la gestión del proyecto(como mínimo, ya que según el proyecto esto puede llevar bastante más tiempo). Por ejemplo, tardamos de media unos 2 minutos en abrir el e-mail, leerlo y descargarnos el archivo con el texto del proyecto.

A continuación, invertimos 5 minutos de tiempo en valorar el volumen de trabajo que nos acarreará, consultar las referencias que se nos facilitan y comparar documentos.

Una vez hemos hecho eso, redactamos, con una media de 3 minutos, el e-mail que te enviaremos y que nos servirá también para resolver dudas del proyecto.

Cuando recibimos un encargo, también preparamos los archivos para su traducción, incluyendo el material de referencia; aquí solemos tardar también de media 3 minutos.

Por otro lado, se nos van unos 4 minutos en labores de coordinación, gestión y envío de la traducción al traductor.

Una vez el texto ya lo tiene el traductor, el profesional que hayamos designado para la tarea tardará el tiempo necesario en completar el proyecto (en trabajos tan pequeñitos ya no lo cuantificamos en palabas)

Después, el traductor nos envía el trabajo y nosotros comprobamos la calidad de la traducción y preparamos el archivo para enviárselo al cliente. Aquí, el mínimo de tiempo empleado es de 5 minutos, pero puede ser superior en función del tipo de proyecto, las palabras, etc.

Tras comprobar que el trabajo se ajusta a los estándares de calidad de nuestra agencia de traducción, redactamos un e-mail para entregar y enviar el trabajo. Esto nos supone unos 2 minutos. Y si después, el cliente tiene dudas sobre la entrega, resolvemos todas sus preguntas el tiempo necesario.

El último paso es realizar la facturación, para el que tardamos de media 1 minuto por encargo (o más, dependiendo del caso, y también suponiendo que no haya problemas de pagos y haya que solucionarlo posteriormente).

Este es todo el proceso que realizamos para cuantificar el precio mínimo del encargo de traducción. ¿Tienes alguna duda? ¡Contacta con nosotros! Las resolveremos encantados.

Deja un comentario