¿Puede la traducción salvar tu negocio?

Uno de los errores en los que suelen caer las microempresas familiares o que llevan años y años peleando en su mercado es creer que una agencia de traducción es cara o que encargar una traducción web es algo exclusivo de las grandes y poderosas empresas multinacionales.Pero… ¿sabes lo que puede hacer por tu negocio una buena traducción?

En este artículo te vamos a dar tres razones concretas que explican por qué una traducción puede salvar tu negocio o, sin ser tan extremos, tres explicaciones sobre por qué contratar a una agencia de traducción profesional puede mejorar tu negocio y aumentar tus beneficios.

Razón 1: atraer clientes extranjeros

Como país eminentemente turístico, en España estamos acostumbrados a recibir cada año a millones de clientes que hablan otros idiomas. Quizá hasta ahora te has apañado hablando sólo castellano, catalán o gallego, pero los tiempos cambian y cambiarán todavía más. Hoy en día los clientes extranjeros que entren a tu tienda, cafetería, comercio o taller querrán ser atendidos en su propio idioma o, al menos, en inglés. Traducir la carta de tu restaurante, la cartelería, la publicidad, las tarifas, etc., de tu negocio no sustituirá la presencia de un buen intérprete, pero sí que te ayudará a atraer a esos cientos de clientes extranjeros que ahora pasan de largo.

Razón 2: ampliar tu mercado

En Okodia tenemos clientes de Irlanda, Japón, Suecia, Portugal, Estados Unidos…Abrir nuestra empresa al mercado internacional es básico para nuestra estrategia de negocio, algo que están haciendo muchísimas microempresas como la tuya. ¿Cómo puedes ampliar tu mercado invirtiendo lo justo? Encargando la traducción web de tu tienda virtual o del escaparate online de tu pequeña empresa.

Razón 3: invertir sabiamente

Una de las claves del éxito de una microempresa es rentabilizar al máximo cada euro que invierta, ¿verdad? Confiar en una agencia de traducción profesional no es más caro que pagar a tu asesor fiscal, a la aseguradora o a la compañía de electricidad, pero ese dinero que vas a invertir en mejorar el servicio y atraer a nuevos clientes volverá multiplicado a tu cuenta de resultados. Invertir sí, pero sabiamente y con un objetivo en mente: traducir para salvar o mejorar tu pequeño negocio.