¡Pide presupuesto gratis!

Toda lengua viva sufre cambios, adaptaciones, incorporaciones de nuevos términos y variaciones en las normas gramaticales, de acentuación, etc. A menos que tengamos una profesión directamente ligada con el uso del idioma, como periodista o traductor, no tenemos tiempo o no somos conscientes de todos esos cambios. ¿Sabías que el título de infanta se escribe con minúscula o que el wifi o la wifi son igualmente aceptados? ¿O que ya no es necesario distinguir con tilde diacrítica la diferencia entre solo, adjetivo y sólo, adverbio?

Es cierto que los editores de texto de nuestros ordenadores son muy útiles a la hora de minimizar los errores ortográficos, pero un texto correctamente escrito no es aquel que únicamente no contiene errores ortográficos, sino aquel que sigue, de principio a fin, un estilo, un tono y una terminología idóneos. Tras una traducción pueden “colarse” en algunos casos errores tipográficos o préstamos que han variado de grafía, por ejemplo. Pero esto puede suceder igualmente en un texto que hemos escrito en nuestro propio idioma. No hay que olvidar que la revisión es el último paso en la elaboración de un texto y es una actividad necesaria para comprobar la coherencia, la repetición de palabras, la puntuación…

En Okodia – Grupo Traductor estamos permanentemente atentos a todas las novedades del español, del resto de lenguas oficiales del Estado y de los cambios de normativa del resto de idiomas extranjeros con los que trabajamos. ¡No dejamos pasar ni una!

¿Tienes un texto y quieres que le echemos un vistazo?

Deja un comentario