¡Pide presupuesto gratis!

Una de las especialidades de trabajo de los profesionales de Okodia – Grupo traductor es la traducción audiovisual y, dentro de ella, la traducción de subtítulos.

Lo más habitual es que traduzcamos subtítulos de productos audiovisuales destinados al ocio como, por ejemplo, programas de televisión, videojuegos, películas, documentales o cortometrajes. En un principio estos productos tienen un objetivo claro: informar y entretener. Pero ¿te has dado cuenta de que los subtítulos son también un excelente recurso didáctico?

 

Nada nuevo bajo el sol

Desde los años 80 del siglo pasado la eficacia de incorporar subtítulos en la lengua materna del espectador ha llenado cientos de páginas de revistas sobre psicolingüística, traducción pedagógica y enseñanza intercultural. Expertos en traducción, lingüística, didáctica, psicología y pedagogía se han puesto, por una vez, de acuerdo: incorporar subtítulos en los productos audiovisuales es un recurso didáctico extremadamente eficiente para el aprendizaje de lenguas extranjeras. Dada la importancia de los subtítulos, la calidad de su traducción no debe ser buena, sino lo siguiente: debe ser excelente.

 La cara

Está ampliamente demostrado que un alumno que escuche en un idioma mientras lee de forma simultánea la traducción en su lengua materna, absorbe casi sin darse cuenta el acento propio de ese idioma. Es más, también aprende a imitar la pronunciación y, con el tiempo, llega a ser capaz de traducir naturalmente el significado de palabras que nunca antes había escuchado.

¿Cuál es el único requisito para que el recurso didáctico de la subtitulación funcione? Que el espectador esté tan habituado a leer subtítulos que esto no afecte a la percepción del mensaje que está escuchando Es decir, que el alumno sea capaz de leer y de escuchar al mismo tiempo.

 La cruz

Como bien sabes, la dictadura franquista fue la “culpable” del crecimiento imparable de una poderosa industria en nuestro país: la del doblaje. Durante décadas los españoles no tuvieron oportunidad de consumir películas, informativos o documentales en un idioma distinto al castellano y, al contrario de lo que sucedió en otros países de su entorno, tampoco pudieron disfrutar de esos productos subtitulados.

Con los años, los españoles nos libramos de la dictadura, pero no de su legado audiovisual: la ausencia de subtítulos en la mayor parte de los productos audiovisuales que consumimos en el cine, en las aulas y en casa.

Si una persona no está habituada a leer subtítulos, ese recurso didáctico tan eficaz se convierte, precisamente, en un elemento de distracción, un ruido que conseguirá exactamente el efecto contrario al deseado: la pérdida de concentración del estudiante.

 

¿Quieres recibir más información sobre nuestros servicios de traducción de subtítulos?

Pulsa aquí.

Deja un comentario

TENEMOS UN REGALO PARA TÍ

Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales