¡Pide presupuesto gratis!

(VIENE DE AQUÍ) … de un gran conocimiento del factor cultural y, si no son tratadas por un profesional, suelen tener como resultado una mezcla indigesta. Hay platos que no cuentan con un equivalente exacto en la cultura de llegada, como el gazpacho. En este caso siempre es mejor dejar el original y añadir una descripción del plato. Si además debemos traducir gazpacho andaluz con sus cucharitas tendremos que ser más precisos para que el hambriento turista entienda que aquellas cucharitas vendrán llenas de trocitos de pimiento, pepino y picatostes, pues quizás en su país no es costumbre servir los acompañamientos así. Lo mismo pasa con la traducción de las torrijas o del rabo de toro, ¡cuidado con la delicada traducción de este último! [Sharer] No dar nada por sentado nos ayudará a evitar errores catastróficos, que nunca son plato de buen gusto. El hecho de que aparezcan al final de las cartas no significa que el cliente vaya a leer solo en diagonal el menú de postres. Seguramente los estudiará con atención y lo ideal es que se le haga la boca agua al visualizar cada uno de ellos, y esto solo es posible si la traducción de los mismos se ha preparado con amor. El delicioso mel i mató –postre tradicional de Cataluña y muy fácil de traducir- no será escogido por ningún cliente si en la traducción al inglés encuentra un honey and killed. ¿Qué es esto, una dulce venganza? Algo extraño sucederá también con los macarons franceses, si confiamos la traducción de nuestros postres al primo que en los noventa se sacó el First Certificate y no siguió aprendiendo. Seguramente encontraremos un plato de pasta entre el surtido de helados y el tiramisú. Raro, ¿verdad? Tampoco endulzará nadie el café con pets de monja si no vienen acompañados de una buena explicación, la traducción literal dista mucho de ser un manjar de dioses.   A menudo debemos felicitar a Google traductor por sorprendernos con clásicos como he came in bottle (por vino en botella) y sepia to the iron (una mezcla de ahí lo dejo por no buscar + me ha salido esto en el traductor). Cuenta la leyenda que en aquel restaurante chino jamás nadie probó el hormiga arriba en árbol, ni con salsa agridulce. Nadie se explica tampoco por qué nunca triunfó el rape en los diferentes estilos de aquel restaurante tan bueno, ¿quizás por dejar el nombre del pescado en el original? Nobody knows.   **Artículo basado en hechos reales. No podemos garantizar que nadie sufriera ningún daño (psicológico) durante el transcurso de la lectura de las traducciones mencionadas más arriba**.

Deja un comentario