¡Pide presupuesto gratis!

Por todos es conocido el hecho de que las traducciones se piden para ser entregadas el día de ayer. Y a menos que el traductor tenga superpoderes, y que uno de ellos sea el de viajar en el tiempo, esto se plantea como algo totalmente inverosímil. Sin embargo, gracias a que vivimos en un mundo globalizado unido por la red de redes, puede ocurrir que, en el caso de traducciones urgentes requeridas desde el lado oeste del Atlántico, esta frase, que no es más que un modo de hablar, se convierta en algo posible.

Como digo, la diferencia horaria entre un lado y otro del Atlántico puede jugar a nuestro favor en el caso de que necesitemos una traducción urgente. Si una empresa de Argentina, Chile o México necesita una traducción urgente para primera hora de la mañana del día siguiente, la diferencia horaria que hay con España puede jugar a nuestro favor. Si el encargo se realiza a un traductor residente en Europa, será posible entregar la traducción a tiempo sin que sea necesario que el traductor nos impute un plus por nocturnidad.

Por ejemplo, si una empresa en México D.F. realiza un encargo de 3000 palabras a las 18:00h locales, puede ser entregado sin problemas a las 08:00h locales del día siguiente, ya que las 7 horas de diferencia horaria entre México y España pueden ser aprovechadas a nuestro favor en este caso.

Puesto que esta opción será muchas veces viable, es una baza a tener muy en cuenta por las empresas del otro lado del charco y que no debemos desaprovechar.

Deja un comentario