¡Pide presupuesto gratis!

El español, uno de los idiomas más hablados en el mundo, pero que también se las trae cuado se debe traducir a este idioma. Y es que, al igual que el inglés británico tiene sus particuliaridades al diferenciarse del inglés americano, en el español existe lo mismo. ¿Español latinoamericano o de España? ¡Y ahí es donde todo se complica! (Según se mire…). Te mostramos las diferencias más curiosas de cada lengua. 

Traducir al español, principales problemas

Uno de los principales problemas que tiene el traducir un texto al español es conocer cuál es el público al que se dirige. ¿De dónde es ese público? ¿De España, Europa o de algún país latinoamericano? Esto es lo que determinará cómo deberá ser el mensaje. ¿A quién no le ha pasado alguna vez eso de acceder por ejemplo a una noticia española y al comenzar a leer, encontrarse con algunas palabras que no entendía y comprender a medias el mensaje? Tal vez, aunque se tratara de español, no era precisamente el español que tú hablabas. 

Así, pues cuando estés en Colombia y alguien te pregunte por el precio de subirse al camión. No pienses que se trata de una atracción de feria ni de que se han vuelto locos los colombianos. ¡Es el autobús! (Y no, no se parece a ningún camión). Cuando se traduce al español neutro conviene tener en cuenta las diferencias de vocabulario entre España y el resto de países latinoamericanos, que no son poca cosa. Además, no hay que olvidar que en latinoamérica se usa el ‘usted/ustedes’ para todo, mientras que en España el ‘usted’ es más un síntoma de formalidad que otra cosa. 

Traducir al español…una noche de resaca

Salir de fiesta con los amigos y pasarse un poco más de la cuenta con el alcohol también pasa factura en el idioma español. Mientras que en la Península Ibérica levantarse malamente después de haber salido de fiesta es ‘tener resaca’, en México la ‘tienes cruda’, literalmente; y en Chile, por si no hubiera sido suficiente con tomar unas copas de más, al día siguiente de la apoteósica fiesta, sigues pensando en las copas y ellos llaman a tener resaca ‘tener caña’. ¡Y que lo digan!

 El ‘colonial lag’ que viven los países hispanos

 A veces da la impresión cuando se traduce al español que los países latinoamericanos viven una especie de ‘colonial lag’, un término acuñado por el lingüista Albert Marckwardt y que describe a la perfección la situación de la lengua que se habla en las colonias hispanas, que da la impresión de que no está al tanto de las innovaciones lingüísticas que se han producido en el país del idioma madre. 

No obstante, entenderse, se entienden todos los hispanohablantes aunque a veces al traducir al español se te desencaja un poco la cara porque ni has procesado correctamente la información que recibes ni el vocabulario es idéntico al de otras partes de España. Y tú, ¿qué opinas?

Deja un comentario