Traducirse o morir: pequeñas empresas que piensan en grande

Mucho hemos hablado de las grandes empresas, de las start-ups y de cómo hacen uso de las infinitas posibilidades que les ofrecen los idiomas para sus negocios. Pero las pequeñas empresas y los entrañables negocios de toda la vida también han llegado a la conclusión que los contenidos de su negocio –que variarán en función del tipo de actividad- deben traducirse si no quieren quedarse estancados. Existen muchos tipos de mensajes escritos en tu empresa y todos ellos son una carta de presentación de la misma. Así que es conveniente que te hagan quedar lo mejor posible.

Si tienes un pequeño negocio, piensa en grande y traduce todos sus contenidos. ¡Tuitéalo!
Los idiomas abren puertas a un público más amplio, pero también a la imaginación y a la creatividad. Te hacen ir un pasó más allá en tu negocio. Es el caso de Blaumedia Studio, un videógrafo de bodas con una larga experiencia que pensó en traducir su página web con la idea de llegar a un nicho de mercado concreto: parejas de otros países que deseen celebrar su enlace en algún lugar de nuestro país. En este caso también deben traducirse otro tipo de documentos, como los contratos. Cuando realizamos búsquedas en internet acabamos leyendo lo que entendemos y lo que nos atrae. Si está en un idioma que conocemos y nos presenta una idea sugerente es muy probable que nos planteemos ponerla en práctica.   El pequeño empresario ha tenido que observar todo lo que acontecía a su alrededor e ir añadiendo cambios a su negocio para sobrevivir. Pero, en ocasiones, un pequeño cambio puede traer grandes resultados. ¿Por qué no invertir en la traducción de rótulos? No olvidemos que el turista pasea por la calle, observa, hace fotos y ¡lee indicaciones! Seguramente ver el letrero de un modesto negocio en su idioma le llamará la atención. No estamos hablando de tiendas en primera línea de mar en una localidad costera, donde queremos pensar que se toman la traducción más en serio, en este artículo nos centramos en pequeños negocios ya consolidados y con ganas de reciclarse.   Usar los idiomas en tu negocio siempre transmite la idea de que este está vivo y alerta a los cambios de nuestra ajetreada sociedad. Centrémonos en uno de los negocios más rentables de nuestro país: la restauración. En el país con más bares por habitantes de la Unión Europea no está de más plantearse cómo se presentan los contenidos a los clientes extranjeros. Ha llegado el momento de traducir bien los letreros, menús y otras indicaciones en el Bar Manolo de la esquina. La experiencia gastronómica debe ser placentera de principio a fin. Si una buena comida no va acompañada de un buen servicio –y aquí entra la comunicación fluida- el cliente puede salir bastante decepcionado.   Si hace años que no renuevas ningún aspecto de tu negocio o tienes la sensación de haberte quedado encallado en la década pasada, en Okodia tenemos el remedio para tus males: el poder de las palabras. ¿Piensas que tu web, tus menús, tus letreros o tus tarjetas de visita deben traducirse? Ponte en contacto con nosotros y te aconsejaremos. Todos lo hemos oído alguna vez: traducirse o morir.