¡Pide presupuesto gratis!

Al igual que la trastienda de otros muchos trabajos, el proceso necesario para entregar al cliente una buena traducción es un procedimiento desconocido y, por lo tanto, nunca reconocido. A pesar de lo que pueda parecer, los traductores nunca trabajan solos. Por suerte, siempre hay una persona que se encarga de gestionar todas las fases del proceso de traducción, garantizando que ninguno de esos pasos sea pasado por alto y asegurando así la calidad del resultado final.  Y ese es el gestor de traducciones.

¿Qué hace un gestor de traducciones en una empresa de traducción?

El gestor de traducciones realiza varias funciones de gran importancia, entre las que se encuentran: el contacto con el cliente, la valoración inicial del texto en cuanto a su volumen y grado de especialización, la búsqueda del traductor más adecuado para la realización del encargo en cuestión, la búsqueda del revisor adecuado para revisar la traducción resultante, la elaboración de glosarios terminológicos, protocolos de trabajo y otras herramientas de gran ayuda para el revisor y el traductor, la comprobación de que todas las fases de trabajo han sido realizadas convenientemente y, finalmente, la entrega de la traducción al cliente a su debido tiempo.

El gestor siempre está pendiente de cualquier problema que pueda surgirle al traductor en relación con el texto: resuelve problemas de incompatibilidad de formatos, facilita el software más adecuado para ese trabajo, provee al traductor de los recursos necesarios para contextualizar la traducción, le abastece con diccionarios, glosarios y otras herramientas lingüísticas…

Y por si fuera poco le recuerda los plazos de entrega y procura gestionar el trabajo de modo que el traductor sólo tenga que preocuparse de traducir, y nada más. Lo mejor que puede pasarle a un traductor es dar con un buen gestor de traducciones, ya que su trabajo será más ameno, más agradable y de mejor calidad. De esto se deduce, lógicamente, que lo mejor que puede pasarle a quien quiera traducir sus textos es encontrar a un buen gestor, competente, profesional, conocedor de todos los contactos necesarios, siempre a la última en recursos informáticos y lingüísticos relacionados con la traducción. Todo eso es un trabajo que no puede realizar el traductor, quien ya realiza bastante esfuerzo poniéndose al día sobre los cambios lingüísticos que constantemente se producen en sus lenguas de trabajo.

El gestor es esa persona que se ocupa y preocupa de todo lo necesario en el proceso de traducción que no compete directamente a la traducción y que, sin embargo, es imprescindible para que el resultado sea fiable y de calidad.

No lo dudes: si tu gestor de traducciones es competente, profesional y ha demostrado que es capaz de ofrecer resultados de calidad, cuídalo, porque no será nada fácil sustituirlo.

Deja un comentario