¡Pide presupuesto gratis!

    Hay dos maneras de hacer las cosas: bien y mal. Cuando se trata de hacer bien un trabajo cualificado parece evidente que uno debe ponerse en manos de un profesional, que le aconsejará y le guiará sobre cuál es la mejor forma de realizar el trabajo.

    [Sharer] Cuando se trata de encargar una traducción, hay varios factores que deben tenerse en cuenta y que un traductor profesional conoce, y de los que el cliente no tiene porqué estar al tanto. Por tanto, cuando encargue una traducción, póngase en manos de un traductor profesional y deje que sea él quien le aconseje acerca de los siguientes puntos:
    1. Plazo de entrega. Atienda a las indicaciones de su traductor acerca del plazo de entrega. Él será el primer interesado en entregar la traducción cuanto antes, ya que antes podrá comenzar con otros servicios, pero estipulará un plazo que no ponga en peligro la calidad del texto entregado. Piense que si presiona demasiado a su traductor y hace que entregue su traducción sin tiempo para haberla revisado, es muy probable que más tarde se dé cuenta de que el trabajo debe rehacerse o revisarse, como debió de hacerse en un primer momento, y entonces supondrá una demora mucho mayor que si se hubiera tenido en cuenta al realizar el encargo inicial.
    2. Formato del archivo. Si su traductor le pide que le entregue el archivo original en un formato editable, no crea que es por pereza o desgana, sino para ahorrarle un dinero. Él sólo quiere poder entregarle un texto final con la máxima calidad posible, y eso incluye un formato adecuado. Por tanto, si usted no puede proporcionarle un texto original en un formato editable, tenga en cuenta que eso repercutirá en el tiempo de la entrega y en la tarifa que deberá aplicarse.
    3. Deje que sea su traductor quien valore la especificidad y dificultad del texto. Cuántas veces habré oído: “Te paso un texto muy sencillo que no te llevará más de cinco minutos.” Y ese texto está lleno de pautas de cortesía que, por supuesto, parecen naturales al hablante de esa lengua, pero que al realizar la traducción suponen un trabajo de adaptación cultural que lleva mucho más de cinco minutos.
    4. Proporcione toda la información que le sea posible para ponerle en contexto. Si usted desea traducir un texto que está relacionado con un conjunto de textos que no quiere traducir, aporte a su traductor dicha información sin ningún reparo. Su traductor no violará la confidencialidad del contenido de los textos, y dicha información será sin duda muy útil a la hora de dotar al texto traducido de una mayor coherencia y consistencia con respecto al resto de documentos relacionados, aunque esos otros nunca vayan a traducirse.

    Resumiendo, busque un traductor cualificado y déjese guiar por su experiencia en este campo, siempre será usted quien saldrá ganando.

    Deja un comentario

    Si quieres traducir tus campañas de comunicación...

    TENEMOS UN REGALO PARA TI

    Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales.