¡Pide presupuesto gratis!

En España la Navidad, esa época del año llenita de buenos deseos, de abrazos y recuerdos entrañables, también tiene su puntito canalla: el Día de los Santos Inocentes.

¿Recuerdas esos monigotes de papel que pegabas en la espalda de los mayores? ¿Y esas bombas fétidas con las que atormentabas a los vecinos? El 28 de diciembre es el día del año en el que a los españoles y a los hispanoamericanos se nos permite hacer bromas (inocentadas) sin demasiadas consecuencias. Es extraño que se trate de un día de risas y bromas ya que se supone que es la fecha en la que conmemoramos uno de los episodios más sangrientos del cristianismo, la matanza de los niños por el malísimo Herodes, pero en fin…

Más curioso todavía es que en otros países del mundo no se celebre este día de chanzas el 28 de diciembre, sino en pleno mes de abril.  ¿Quieres saber por qué? Hoy, te traducimos la historia completa en nuestro blog.


De cómo un Papa de Roma cambió el Día de Año Nuevo
Quizá sepas que actualmente el tiempo mundial se rige por un calendario llamado “gregoriano”. No siempre fue así. Hasta 1582 los días y meses del año se sucedían siguiendo el calendario “juliano” creado por el emperador romano Julio César allá por los años 40 antes de Cristo.

Parece ser que en el año 1515 unos investigadores de la prestigiosa Universidad española de Salamanca advirtieron a la Iglesia Católica de que existía un importante desfase temporal que afectaba a las fechas clave de celebración de la liturgia cristiana. De ese primer aviso los dignatarios eclesiásticos hicieron oídos sordos, pero en 1578 se dieron cuenta de que el problema no iba a solucionarse por la mera intervención divina. Así, en 1582 la cabeza visible de la Iglesia Católica del momento,  el Papa Gregorio VII, dictaminó mediante la bula Inter Gravissimas que el año nuevo cristiano comenzaría para todos el día 1 de enero.

En aquellos tiempos las noticias no volaban como ahora, así que muchos pueblos remotos siguieron celebrando la llegada del Año Nuevo el día 25 de marzo tal y como señalaba el viejo calendario juliano. Poco a poco la buena nueva fue llegando a todos los rincones del mundo y a los “tontos” que ignoraban la noticia se les hacían bromas e inocentadas precisamente ese día de anterior celebración del año nuevo. Con el tiempo, y no se sabe bien por qué, el 25 de marzo se trasformó en 1 de abril, un día que en muchos rincones del mundo se conoce como “April Fools’ Day”.

Y para muestra un botón, veamos una de las peculiares tradiciones “April Fools’ Day” de un mundo que se ríe… hasta de su propia sombra:

Poisson d’Avril. Francia
Nuestros vecinos franceses acostumbran a celebrar su Día de los Inocentes el 1 de abril. Es la fecha elegida para que los “gamberretes” señalen a los inocentes de su entorno pegándoles en la espalda un pececito de papel. ¿Una supuesta explicación?: los peces jovencitos son inexpertos y caen fácilmente en el anzuelo que les tienden los astutos pescadores. Son, en versión pescadito, unos santos inocentes.

¿Cuál es la peor inocentada que has sufrido el 28 de diciembre?

¡Compártela con Okodia!

Deja un comentario