¡Pide presupuesto gratis!

    ¿Qué idioma te propones aprender todos los años como parte de las resoluciones para el próximo año? ¿Inglés, francés? ¿Chino, árabe, ruso? Seguro que tienes el foco puesto en algún idioma extranjero, pero ¿cuánto sabes de español? ¿Estás seguro de que lo dominas?

    Tanto si eres español como si actualmente estás aprendiéndolo, seguro que ya sabrás que es un idioma que se habla en muchos países del Hemisferio Occidental y, concretamente, en España y en los países latinoamericanos. Sin embargo, seguro que no todos los hispanohablantes, que son 580 millones, conocen todos los datos que te desvelamos en el siguiente artículo:

    Para hacer boca: curiosidades

    • El español es el idioma dominante en el hemisferio occidental.
      Con 329 millones de hablantes nativos que lo hablan como su primer idioma, este idioma latino es el tercer idioma más hablado en el mundo después del chino (1.200 millones) y el inglés (328 millones). Se está extendiendo rápidamente en comparación con otros idiomas. Para 2050, alrededor de 600 millones de personas hablarán español.
    • El español se habla en al menos 44 países
      El español es hablado por un mínimo de 3 millones de hablantes de primer idioma en 44 países, lo que lo convierte en el cuarto idioma más hablado geográficamente detrás del inglés (112 países), el francés (60) y el árabe (57).
    • El español es parte de la familia de lenguas indoeuropeas
      El español es miembro de la familia de lenguas indoeuropeas, que es hablado por más de un tercio de la población mundial. Otros miembros de esta familia de idiomas incluyen francés, inglés, alemán, los idiomas eslavos, los idiomas escandinavos y varios idiomas indios. El español también se incluye en la subcategoría de una lengua románica, un pequeño grupo familiar de lenguas que incluye portugués, francés, catalán, italiano y rumano.
    • El español se remonta al siglo XIII
      Los expertos no han podido determinar el siglo exacto en que el latín castellano de la región centro-norte de España se convirtió en español. Sin embargo, hay acuerdo en que las leyes aprobadas por el rey Alfonso en el siglo XIII para establecer el castellano como un idioma oficial distinto del gobierno ayudaron a dar forma al idioma. Cuando Colón viajó a las Américas en 1492, su versión del español había evolucionado hasta el punto en que los hispanohablantes de hoy en día podían entenderla fácilmente.
    • México es el país hispanohablante más grande
      Con una población de más de 121 millones de personas que hablan español, México es geográficamente el país de habla hispana más grande. Con casi 53 millones de personas, Estados Unidos alberga la segunda población de habla hispana más grande del mundo, seguida de Colombia, España y Argentina.

    El español, ¿un idioma único?

    Pero como todos sabemos, no hay un único idioma español. Una gran parte de esos millones de hispanohablantes se comunican en un español propio que, aunque se rige por  unas reglas ortográficas, sintácticas y gramaticales únicas, se diferencia por la riqueza de un vocabulario propio y, también, por la forma de pronunciar ciertas letras y grafías.

    Por ejemplo, aparte de pronunciar la “c” como si fuera una “s” (algo que también se hace en el sur de España y en las Islas Canarias) el español de los países latinoamericanos es bastante diferente del que podemos escuchar en, por ejemplo, una cafetería de Salamanca. Algunas características peculiares podrían ser:

    – Preferir el diminutivo “ito” o “ita” en lugar de “ín”, por ejemplo: pequeñito en lugar de pequeñín.

    – Utilizar el pronombre personal “vos” en lugar de “tú”. Ejemplo: ¿Vos estás jugando conmigo?

    – Utilizar el pronombre “ustedes” en lugar de “vosotros” para dirigirse a personas de cualquier edad. Ejemplo: ¿Quiénes de ustedes prefieren chocolate para merendar? Esta fórmula de tratamiento también es utilizada en algunas comunidades españolas como la canaria. Está bien conocer estas pequeñas diferencias, pero ten en cuenta que no se habla el mismo español en México que en Guatemala. En Europa solemos hablar de Latinoamérica, pero no hay que olvidar que cada país es diferente y tiene sus propias costumbres y variedades del español.

    A nivel de vocabulario, es curioso que hay palabras que tienen una definición diferente a la que estamos acostumbrados en España:

    – Coger: uno de los ejemplos más populares. Cuidado con esta palabra si visitas México; allí se utiliza como sinónimo de mantener relaciones sexuales.

    – Chiva: la hembra del chivo pasa a ser en Venezuela la ropa de segunda mano.

    – Boludo: en Argentina o Uruguay significa  “que tiene pocas luces o que obra como tal”, pero ¡atención! Si viajas a México boludo quiere decir “que tiene protuberancias”.

    – Perra: lo que en España sería la hembra del perro o la rabieta de un crío, en otros países como Ecuador sería la típica resaca.

    – Foco: lo que aquí sería una especie de lámpara, en Colombia es sinónimo de somnolencia.

    Nuestra queridísima letra ñ

    Si hay una característica que distinga nuestro idioma del resto es, sin lugar a dudas, la presencia de nuestra entrañable y querida letra ‘eñe’ o también denominada ‘letra ñ’, ¿verdad? Pues no’  Te equivocas un poquito. Investigando un poco sobre esta denominada “españolísima” letra hemos averiguado que también forma parte de otros idiomas como el guaraní, el quechua o el tagalo. Claro que la influencia de los conquistadores españoles seguro que tuvo algo que ver…

    Exclusividades aparte, lo que sí está claro es que el carácter eñe forma parte intrínseca no solo del nombre de España, sino de multitud de vocablos que, sin ella, sonarían como mínimo raros e, incluso, provocarían confusión (“Me rompí una una”- “Me rompí una uña”).

    Según algunos estudiosos, la letra “ñ” surge en los monasterios medievales. Como sabes, uno de los trabajos más importantes de los monjes era el copiado de libros, una tarea sumamente pesada y, a veces, interminable. Para ahorrar tiempo, cuando tenían que escribir la secuencia de letras “nn” (por ejemplo “annus” o “Hispannia”) los ocupados monjes abreviaban y colocaban una letra “n” chiquitina justo encima de la primera ene. Esa miniatura de ene derivó, con el tiempo, en el famoso rasgo que todos conocemos y que tanto echamos de menos en los teclados de ordenador de otros países.

    Palabras curiosas con la letra ñ

    Para terminar este artículo, queremos compartir contigo algunas palabras curiosas que se escriben con ñ.

    Añacal:  Tabla en que se lleva el pan al horno después de amasado.
    Pipitaña: Flauta hecha de caña de alcacer.
    Cañameñas:  Hecho con hilo de cáñamo.
    Piñuelo:  Grano o simiente de la uva y de algunos otros frutos.
    Esmuñir:  Ordeñar las ramas de los árboles.
    Entuñar:  Dicho de un árbol o de una vid: Llenarse de fruto.

    Enlaces relacionados

    Palabras que no significan lo mismo en España y en Latinoamérica

    ¿Existen los apellidos patronímicos en otros idiomas?

    es