¡Pide presupuesto gratis!

Como quizá sepas, en el tercer trimestre del 2014 está prevista la publicación de la nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, más conocido como DRAE.

La vigesimotercera edición de esta emblemática obra de referencia del castellano pretende recoger, según sus autores, “el léxico general utilizado en España y los países hispánicos”. Nadie pone en duda que esta es una tarea ingente porque ¿cuántos términos definibles tiene el rico idioma español? (sin contar los modismos y giros idiomáticos propios de cada país o región, claro).

Como no podía ser de otra manera en una sociedad conectada por las redes sociales, la pertinencia, o no, de incluir o eliminar ciertas acepciones o definiciones en la edición del 2014 está en boca de todos, sobre todo porque la RAE ha dejado abierta su puerta y su buzón a opiniones de toda índole.

De esta forma, numerosos colectivos, políticos, pensadores, académicos y hasta la Defensora del Pueblo se han animado a leer detenidamente el diccionario y se han dado cuenta – más vale tarde que nunca – de que algunos vocablos atentaban contra su “dignidad”. Un par de ejemplos:

Moro: Dicho de una persona, especialmente un niño: que no ha sido bautizado

Gitano: Que estafa u obra con engaño.

Uno de los colectivos que ha encontrado más términos que vulneran su dignidad es el de las mujeres.  Y es que, realmente, entre las casi 90.000 acepciones que incorpora la actual edición del DRAE hay algunas que quizá no deberían aparecer en esta sociedad del siglo XXI.

Y, como errare humanum est, los autores y responsables de la RAE han decidido corregir el significado de algunos términos de sesgo machista. No eliminan las palabras, solo su definición.  Veamos los ejemplos más llamativos:

– Periquear: Dicho de una mujer: disfrutar de excesiva libertad.

– Hombre: Individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia, como el valor y la firmeza.

– Femenino: Débil, endeble.

– Masculino: Varonil, enérgico.

– Padre: Varón o macho que ha engendrado. Cabeza de una descendencia, familia o pueblo. Padre de familia: jefe de una familia aunque no tenga hijos.

– Madre: Hembra que ha parido. Madre de familia: mujer casada o viuda, cabeza de su casa.

– Cocinilla: Hombre que se entromete en cosas, especialmente domésticas, que no son de su incumbencia.

padreOKODIA

Nos gustaría terminar este artículo con las palabras del académico y catedrático de Lengua española Pedro Álvarez de Miranda:

“Se trata de que el Diccionario sea mejor, no menos machista, sino de que lo que diga sea verdad. (…). Lo que no se puede pretender es cambiar la realidad a través del Diccionario. Si la sociedad es machista, el Diccionario la reflejará. Cuando cambia la sociedad, cambia el Diccionario”.

 

En algo (poco) tiene razón ¿no crees? 

Deja un comentario

TENEMOS UN REGALO PARA TÍ

Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales