¡Pide presupuesto gratis!

Pues sí, ya llegó la tan amada y temida Navidad. Parece que fue ayer cuando estábamos estrenando el 2014, ¿verdad? Y es que el tiempo vuela cuando uno se divierte…

Las fechas navideñas nos traen un poquito de todo: el reencuentro con los viejos amigos, los villancicos traducidos al español, catalán, gallego, vasco o al idioma que hable la familia, las copitas de buen cava, esos platos repletos de turrón, el cántico de los “niños de la lotería”, las luces y guirnaldas, la fiebre consumista que sube los termómetros al rojo vivo, etc, etc.

¿No te gusta la Navidad? No te preocupes, pasa enseguida, termina justito cuando vuelven a su casa esos maravillosos y rumbosos seres que llamamos “Reyes Magos” y ese es, precisamente, el tema de nuestro artículo de hoy: ¿Qué idioma hablaban estos tres maravillosos magos? Vamos a ver:

 

Magos que no Reyes:

Averiguar la lengua materna que hablaban estos personajes bíblicos ha sido más difícil de lo que parecía en un principio, menos mal que en Okodia somos expertos en localización 😉

La única referencia que aparece en los evangelios católicos sobre estos representantes de antiguas religiones la encontramos en la versión de San Mateo. En su evangelio leemos que cuando nació Jesucristo, varios magos llegados de lejanas tierras se presentaron para rendirle pleitesía y dejarle varios y valiosos regalos. ¿La clave en esta frase?: la palabra “magos”. Veamos su etimología.

La palabra en español “magos” procede del latín “magi” vocablo procedente del griego μαγός  que, a su vez, se originaba en el término ma-ku-ish-ti , una palabra que formaba parte de una lengua ya muerta, elamita. ¿Un poco largo, verdad?

Los lingüistas no se ponen muy de acuerdo sobre el elamita, esta antigua lengua, algunos opinan que estaba emparentada con el sumerio, pero otros afirman que comparte raíces semánticas con las lenguas drávidas cuyo vestigio aún podemos escuchar en algunas regiones del sur de India. Sea como fuere, el significado del vocablo mago era bastante simple: el miembro de una poderosa casta sacerdotal que vivía y trabajaba en el Imperio Aqueménida, más conocido en los libros de texto como Imperio Persa


¿Hablaban persa, turco, libanés, hebreo, griego…?

Los magos de los que habla el catolicismo serían, entonces, descendientes de esos antiguos sacerdotes residentes en alguno de los países del mundo que conformaban el poderoso Imperio Persa como, por ejemplo, Turquía, Chipre, Siria, Irán, Irak, Libia, Egipto, Grecia, Bulgaria, etc. En el Imperio Aqueménida se hablaban tantas lenguas como en la Torre de Babel. Quizás estos magos, por su real casta, manejaran uno de los idiomas comunes del  Imperio, el Persa Antiguo pero… ¿podemos asegurarlo?

 Hablaran el idioma que hablaran, lo único más o menos cierto es que hace mucho mucho tiempo, unos seres fastuosos dejaron oro, incienso y mirra a los pies de un niño indefenso que volvería del revés el futuro de millones y millones de personas.

 

¿Y tú? ¿En qué idioma les escribes la carta los Reyes Magos? ¿Crees que te entenderán?

Deja un comentario