¡Pide presupuesto gratis!

    Hoy conocemos a Ana María, una de las gestoras de proyectos de Okodia – Grupo traductor. Estudió un grado en Estudios Ingleses en la Universidad de Oviedo y un máster de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Traducción en el ISTRAD. Empezó en Okodia hace tres años. Lo que empezaron siendo unas prácticas se ha convertido en toda una experiencia profesional. ¡Sigue leyendo y descubre más sobre ella!

    • ¿Por qué te interesa el mundo de la traducción?
    Pues la semillita fue algo tan simple como la canción “Yellow Submarine”. En los primeros añitos de inglés en el colegio nos la pusieron para cantar y la sensación de ser capaz de hacerlo, entender algún verso suelto por mí misma y poder contárselo/traducirlo a mis padres me encantó.

    • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo diario en Okodia?
    El contacto con diferentes traductores en el mundo. Te permite darte cuenta de lo diferentes que pueden ser los marcos de nuestras vidas pero, a la vez, lo tremendamente interconectado que está el mundo, y más en los tiempos que corren.

    ¿Qué es lo más curioso que te ha ocurrido a lo largo de todo el tiempo que llevas trabajando en Okodia?
    Una curiosidad: una traductora neerlandesa una vez nos comentó que compró una casa para rehabilitar en una aldea de Asturias, lo cual me sorprendió mucho por lo inesperado que era. ¡Es una de esas pequeñas cosas que te hacen darte cuenta de que el mundo es un pañuelo!

    • ¿Cómo describirías el mundo de la traducción?
    La palabra que mejor lo resume es “infravalorado”. Se piensa que es simplemente hablar un idioma y ya, pero no se dan cuenta de toda la investigación, imaginación y constante toma de decisiones que hay detrás, dependiendo del contexto.

    Hay quien dice que el mundo de la traducción es difícil y muy complicado, después de todo el tiempo que llevas trabajando en Okodia, ¿crees que es así?
    Sin duda; todo este tiempo solamente ha servido para reafirmarme en esto. Hay infinitas cosas que damos por sentado y, a la hora de traducir, salen a relucir no solo las diferencias lingüísticas, si no también las culturales. Al final la traducción puede ser también muy subjetiva y, aunque intentas dar lo mejor de ti misma en cada trabajo intentando cumplir las expectativas del cliente, no siempre lo consigues al 100%.

    ¿Qué consejos darías a empresas que están pensando en si deben o no traducir sus contenidos?
    Que lo hagan. No es lo mismo llegar a un restaurante y que te ofrezcan “nicewithtomato” a saber (claramente) lo que vas a comer, ¿no? La primera impresión y la confianza que transmite una empresa es clave, y la traducción juega un papel esencial en esto. ¡Y todo esto obviando que la traducción te permite llegar a muchisísima más gente!

    Háblame de una situación en la que tengas que tomar una decisión y asumir un riesgo sin conocer el alcance de las posibles repercusiones.
    Pues no es un ejemplo muy allá, pero en su momento empecé estudiando una carrera de ciencias que no fue lo que me esperaba en un principio y… mira dónde acabé :).

    • ¿Hay algún idioma que te llame especialmente la atención? ¿Por qué?
    Ya algo más crecidita, japonés fue el primer idioma que me llamó la atención y me hizo realmente plantearme lo fascinante que puede ser este mundillo. Durante la adolescencia, internet me permitió ver animes, leer manga y jugar a videojuegos, y era inevitable que me llamase la atención la apariencia tan obviamente “exótica” del idioma y ciertos choques culturales que traía consigo.

    • ¿Cómo y dónde te ves dentro de 10 años a nivel profesional?
    Espero poder seguir trabajando en lo que me gusta y, si sigue siendo en Okodia, ¡pues mejor que mejor!

    Rocío González

    Autor Rocío González

    Más entradas de Rocío González