¡Pide presupuesto gratis!

    En el sector de la traducción, vivimos para los procesos. ¿Alguna vez te han hablado de los 3 procesos o pasos imprescindibles en el mundo de la traducción? ¡Pues vamos a hacerlo nosotros! Se trata de la Traducción, Edición y Revisión.

    Con los cerca de 7.000 idiomas que se hablan hoy en día en el mundo, los errores de traducción son inevitables. Hay que buscar un enfoque estratégico de traducción que sirva para garantizar la máxima precisión y proteger el significado transmitido desde el idioma original.

    La traducción, el primer paso

    El primer paso de este proceso es la traducción, que consiste en pasar la lengua de una a otra. El contexto es muy importante en esta fase. El traductor debe tener en cuenta no sólo la lengua y el país de origen, sino las variantes lingüísticas dentro de la región.

    El español, por ejemplo, lo hablan más de 500 millones de personas en el mundo, con importantes diferencias de vocabulario y gramática según la localidad. Así que cuando se nos encarga un trabajo de traducción en esta lengua, tenemos en cuenta el contexto sobre el que se ciñe la traducción para ajustarnos el máximo posible a los requerimientos.

    La edición, el paso más importante

    La edición es el siguiente paso del proceso, posiblemente el más importante. Una vez traducido el texto, los editores deben comprobar que las traducciones son precisas y se ajustan al resto del pasaje.

    Se trata de un proceso de corrección que infunde calidad a la traducción profesional. Los editores deben investigar y comprobar si hay palabras mejores que conserven el significado y los matices culturales del texto original. En última instancia, el editor es responsable de que la traducción sea clara y completa.

    La corrección, lo imprescindible

    Por último, la corrección de los textos es la etapa final del proceso. El corrector revisará el texto en busca de errores gramaticales, de puntuación y ortográficos. Tendrá en cuenta los principios estilísticos y se asegurará de que se cumplen las normas del país. Los correctores siempre deben revisar y analizar la traducción para asegurarse de que todas las ideas son fieles al texto original antes de pasar a las correcciones gramaticales.

    Rocío González

    Autor Rocío González

    Más entradas de Rocío González