¿Cómo detectar una traducción automática?

Hay que reconocer que los traductores automáticos están de moda. Entre las novedades que ha ido introduciendo Google Translate para mejorar sus resultados y el traductor simultáneo de Skype, parece que las máquinas van a dominar el mundo de la traducción. Sin embargo, el crecimiento de los traductores automáticos ha ocasionado que algunos trabajos de traducción se realicen a partir de los resultados de estos programas y aplicaciones, ocasionando que el trabajo final no tenga la calidad esperada. Como ya os mostramos en nuestra última infografía, la traducción humana siempre aporta un plus de calidad; calidad que es la razón de ser de Okodia. ¿Cómo funciona un traductor automático?. Para poder comprender los errores que comenten hay que entender cuál es el funcionamiento de los traductores automáticos. Se puede decir que hay dos tipos de traducción automática:

  • Traducción automática basada en reglas: se basa en una cantidad ingente de reglas lingüísticas y en millones de diccionarios bilingües por cada idioma. El programa analiza sintácticamente el texto y crea una representación a partir de la que genera el texto en el idioma traducido. Estas traducciones se construyen a partir de diccionarios enormes y reglas lingüísticas sofisticadas
  • Traducción automática basada en estadísticas: es un paradigma de traducción automática donde se generan traducciones basadas en modelos estadísticos y de teoría de la información cuyos parámetros se obtienen del análisis de corpus enormes de textos bilingües.

Como veis, aunque son procesos muy elaborados, son automatizados y alejados (todavía) de la calidad y perfección que proporciona la traducción humana. Errores de las traducciones automáticas.

    1. Traducciones literales: todos los idiomas tienen sus giros y dobles sentidos que le dan riqueza. Los traductores profesionales los conocen y los traducen o sustituyen por frases con los mismos matices en el idioma de destino. En cambio, un traductor automático no reconoce esos dobles sentidos por lo que siempre traducirá esa frase de forma literal.
    2. No reconoce las erratas: si por algún casual en el momento en que introduces el texto a traducir hay algún error, el traductor automático no la suele reconocer y no la traducirá. Un profesional, sin embargo, se dará cuenta de ese fallo y sí hará una traducción correcta del término o frase.
    3. Deja partes sin traducir: en ocasiones los traductores automáticos dejan partes de la frase sin traducir, como artículos, conjunciones, etc., lo que provoca que se pierda el sentido de la frase. Un traductor profesional sí traducirá todo y le dará el sentido adecuado en el idioma de destino.
    4. No traduce los acrónimos y siglas: muchos acrónimos, como ONU, no los traducen y los escriben tal cual, mientras que un traductor humano sí los traducirá de acuerdo con el idioma que tratemos.
    5. Incoherencias en la traducción: debido a la literalidad de los traductores automáticos se provocan una serie de incoherencias que ocasionan que texto traducido sea incomprensible.
    6. Matices, metáforas, exactitud: estas partes de los textos solo pueden ser detectadas por traductores profesionales; un traductor automático no será capaz de traducirlos y darles el significado correcto.

Estos son algunos de los errores más comunes de las traducciones automáticas. ¿Has detectado alguno más?