¡Pide presupuesto gratis!

    El streaming es el Rey. Y la traducción audiovisual es su Reina. Pese a que el distanciamiento social de los últimos meses ha limitado nuestras opciones de entretenimiento, los servicios de streaming viven su época dorada. Te contamos cómo afecta esto a la traducción audiovisual.

    La necesidad de streaming

    En los últimos años, el uso de la televisión ha aumentado un 60%. No es de extrañar que una crisis que ha obligado a millones de personas a permanecer en sus casas durante largos periodos de tiempo haga aumentar ese porcentaje.

    Desde programas de televisión hasta películas y noticiarios, tanto el entretenimiento como las actualizaciones vitales llegan directamente desde los servicios de streaming.

    El streaming ya estaba en alza antes de la pandemia y probablemente seguirá así cuando la vida vuelva a la normalidad. Antes de que comenzara el distanciamiento social, se consumía algo menos de 12 horas de contenido al día a través de las plataformas de medios de comunicación.

    El contenido global es imprescindible

    Gracias al éxito masivo de programas de televisión y películas extranjeras, como la película ganadora del Oscar Parasite, los consumidores son cada vez más receptivos a ver contenidos extranjeros.

    Es de suponer que, con más y más tiempo en casa, los espectadores estarán aún más abiertos a ampliar sus horizontes y explorar contenidos de creadores extranjeros. Debido a los cierres de cines y a los retrasos de las películas, los expertos calculan que sólo la industria cinematográfica puede experimentar pérdidas de 5.000 millones de dólares.

    Para aumentar los ingresos, los creadores de contenidos deberían considerar la posibilidad de mejorar su traducción audiovisual para ampliar al máximo la red de espectadores que compran en streaming.

    La traducción audiovisual, un factor clave


    La traducción audiovisual ayuda a transferir los componentes verbales de las obras audiovisuales, como películas y programas de televisión, a otro idioma. Las obras de teatro, las páginas web y los videojuegos también recurren a la traducción audiovisual.

    Los contenidos audiovisuales están pensados para ser vistos y escuchados simultáneamente, lo que supone un reto único para la traducción audiovisual. Por no hablar de que las referencias culturales y los juegos de palabras suelen requerir la intervención de un traductor experto para transmitir al público el significado original deseado en un contexto culturalmente correcto. Ya sea a través de subtítulos o de contenidos doblados.

    Productores de entretenimiento

    Para salvar de la mejor manera posible la brecha no sólo entre los idiomas, sino también entre las culturas, los productores de entretenimiento querrán trabajar con traductores audiovisuales de talento que puedan ayudar a que su historia cobre vida de forma clara y adecuada para audiencias que no sólo hablan un idioma diferente, sino que viven en culturas diferentes.

    Para ello, querrán trabajar con un transcreador que pueda mantener el mensaje original, el contexto y la emoción del contenido original. El contenido transcreado se personaliza para adaptarse a la cultura, la jerga y el dialecto del público objetivo. Tomar estas medidas adicionales puede aumentar el acceso a los contenidos en todo el mundo, algo que beneficia a todos.

    Rocío González

    Autor Rocío González

    Más entradas de Rocío González