¡Pide presupuesto gratis!

La competencia lingüística es básica para un traductor, pero existen otras cualidades necesarias para poder ejercer en condiciones óptimas esta profesión. Algunas de ellas puede que formen parte ya de nuestra personalidad, si no es así vale la pena entrenarlas hasta convertirlas en un hábito. Todas ellas contribuyen a ofrecer un buen servicio de traducción. [Sharer] La empatía es obviamente deseable para realizar cualquier traducción. Cuando recibimos un escrito de otra persona debemos ponernos en su piel, que no en sus zapatos, entender la intención y tono general del texto de entrada y mantenerlos en el texto de salida. Relacionada con la empatía está la imparcialidad. En muchos textos se dejan entrever o se perciben claramente los ideales políticos, religiosos y culturales del autor. Así pues, debemos mantenernos fieles a ellos y no contaminar la traducción con nuestra opinión. La capacidad de investigación nos debe acompañar en el camino. A menudo deberemos informarnos sobre temas desconocidos hasta el momento y aprender sobre ellos. Apasionante, ¿verdad? Abrirse a nuevos entornos y estar dispuesto a salir continuamente de la zona de confort. Pueden salir versiones nuevas de los programas que ya conocemos o puede ser que cambie la ortografía de alguna palabra básica de nuestro vocabulario. Debemos adoptar una actitud flexible ante el cambio y aceptarlo como algo positivo para nuestro trabajo. La humildad es imprescindible en cualquier profesión. Consiste en tener muy claro que siempre estamos aprendiendo, que los demás nos aportan nuevos y valiosos conocimientos y que el mundo ya giraba antes de que nosotros llegáramos. Un traductor debe saber aceptar el error. ¡Ay, qué dolor! El temido error que llega con los comentarios cuando nuestro trabajo ha sido revisado. A nadie le apetece que le digan lo que ha hecho mal. No hay problema, nuestra humildad nos ayudará a aceptar que no somos infalibles y a recibir el error como un maestro más en nuestro perpetuo aprendizaje.

Deja un comentario