¡Pide presupuesto gratis!

En todo cómic, libro o película hay un villano. Un personaje de esos que se ganan la antipatía del público porque sí. Aunque ahora nos traslademos a la vida real, también hay un villano que con el paso del tiempo se ha granjeado la antipatía de los traductores profesionales y de cualquier profesional del marketing, del turismo, de la ciencia, de la medicina… que tenga un poquito de cariño a su trabajo. Y ese enemigo común es Google Traductor.  Te lo contamos desde nuestra agencia de traducción en Madrid.

¿Por qué no usar Google Traductor?

A veces por mera rapidez, otras por desconocimiento o… por pensar que Google es como un Dios todopoderoso que tiene todas las respuestas, muchos se aventuran en el desconocido mundo de Google Traductor. Pero nada más lejos de la realidad. Google Traductor se la juega a cualquiera.

Recientemente, la última anécdota más sonada ha sido la de Santander. Estrenaban página web y fueron con toda la ilusión del mundo a presentarla a la Feria Internacional de Turismo FITUR. Ya podeis imaginaros la cara de vergüenza de los responsables de la caseta informativa cuando les dijeron que la traducción de la página web era totalmente incorrecta. En la página web se presentaba el Centro Botín como «centro de saqueo» (Google qué iba a saber, claro) o el ‘casco histórico’ de la ciudad como ‘historic helmet’. Historia sí que ha hecho la bochornosa traducción de Google y no es la única, pues tenemos errores de traducción de Google para aburrir a cualquiera.

Tirando de estadística

Hay enemigos a los que solo se les vence con cordura y usando bien la cabeza y Google Traductor es uno de esos. Un algoritmo y un robot con respuestas programadas nunca será capaz de hacer el mismo trabajo ni igual de bien que un ser humano y eso precisamente es lo que ocurre con el traductor de Google. Los traductores profesionales se leen los textos antes de empezar a traducir y van siempre buscando la mejor combinación para que el texto final tenga el mismo sentido en otro idioma que el cliente ha querido darle.

Google Traductor sabe supuestamente más de 80 idiomas. Fuciona a base de estadística y recopilando información de textos traducidos en su base de datos y a partir de ahí la tarea consiste en ir encajando las piezas del puzzle. Pero como suele ocurrir, la estadística servirá para muchas cosas, pero para los idiomas tiene un 0 de nota. Cuidado, no sucumbas a Google Traductor, las consecuencias las puedes pagar muy caras.

Deja un comentario