¡Pide presupuesto gratis!

    Si ya dispones de tu web completa, con buenos contenidos, imágenes cuidadas, un diseño bonito y una marca comercial bien definida, ahora te toca promocionarla, darla a conocer y sacarle un buen rendimiento a tu inversión. En una palabra, ha llegado el momento de posicionarla bien. El posicionamiento SEO se ha convertido en el compañero de viaje de cualquier responsable de un negocio con presencia virtual. Todos queremos posicionar nuestra web, recibir muchas visitas, que nuestro blog sea leído por muchas personas, en pocas palabras, queremos visibilidad en la red. ¿Y cómo se consigue este objetivo? ¿Cómo puedes hacer que tu web médica ocupe un lugar destacado en la Quinta Avenida de la actividad virtual?

    Un poco de historia

    Hace no tantos años una nueva y peligrosa moda se hizo fuerte en las pasarelas de Internet: incrustar en las páginas web un traductor automático que, supuestamente, trasladaba correcta y rápidamente todos los textos de la web al idioma que el usuario eligiera. ¿Lo recuerdas? Con un simple click tu entorno web se desconfiguraba completamente y mostraba al usuario una desafortunada “traducción” al suajili, el coreano o el chino mandarín sin el menor rubor.

    Afortunadamente, esta costumbre de intentar comunicarse automáticamente con los usuarios allende los mares duró muy poco y, además, tuvo una consecuencia positiva: hizo cuajar la idea de que Internet era un medio de comunicación global, que las páginas – los profesionales, las empresas… – habían encontrado un aliado magnífico para exportar, para internacionalizar.

    De la noche a la mañana desaparecieron del interface web los famosos iconitos de traducción automática a mil y un idiomas. La mayoría de las páginas volvieron a sus orígenes y mostraron sus textos en uno, dos o, como mucho, tres idiomas, los que hablaban la mayoría de sus clientes presentes o futuros. Había llegado el momento de mejorar las traducciones que hasta entonces se hacían de los entornos web. Había nacido la traducción SEO.

    ¿Qué es el SEO internacional o multilingüe?

    La palabra “SEO” es el pan nuestro de cada día virtual y casi todos sabemos en qué consiste esta optimización natural de un sitio web para que sea fácilmente localizado por los principales motores de búsqueda.  Sabemos en qué consiste “hacer SEO”, pero no todos sabemos qué es el SEO internacional o SEO multilingüe. Es importante acotar el significado de este término porque no vamos a encargar un trabajo sin saber en qué consiste exactamente ¿verdad? Vamos a resolver esta duda.

    Hacer SEO internacional consiste en optimizar los contenidos visibles e invisibles de un sitio web escrito y programado en dos o más idiomas diferentes. Este sitio web puede ser un blog, una página web, una tienda virtual, un entorno de teleformación, etc. Hay otras actividades que potencian el SEO internacional y que no tienen que ver con los contenidos como, por ejemplo, la reserva de dominios internacionales como .ru en Rusia, .pt en Portugal, .cn en China, etc.

    Los contenidos  SEO

    Es fácil determinar cuáles son los contenidos visibles de un entorno web: aquellos textos, imágenes, etc., que se muestran en la pantalla del usuario que accede a ese sitio web. Hay mil y un ejemplos de contenidos visibles, desde los textos típicos de la sección “quiénes somos” a los artículos del blog, los pies de foto, etc.

    Sin embargo, los contenidos invisibles de un sitio web (invisibles para el usuario humano) son otro cantar. Explicado de forma sencilla, podríamos decir que estos contenidos invisibles están inmersos en el código de tu sitio y sirven para atraer la atención de los buscadores y conseguir que aúpen a tu web a los primeros puestos de sus listas de resultados. Es lo que los expertos denominan “posicionamiento orgánico”. Ejemplos de contenidos invisibles que hay que tener muy en cuenta a la hora de invertir en SEO internacional o multilingüe serían las etiquetas ALT del material visual (fotos, ilustraciones, etc.,), las imprescindibles palabras clave o keywords, los títulos y descripciones SEO, etc.

    Entonces, ¿qué se traduce en una página web?

    Como estás pudiendo comprobar, la traducción SEO va mucho más allá del contenido visible. Por ejemplo, las palabras clave. Con el contenido ya traducido, has de corroborar que las palabras clave son las adecuadas para el idioma al que quieres dirigirte. Has de ser consciente de que los usuarios buscan tu producto o servicio de diferentes formas, por lo que elige las palabras clave más relevantes, es decir, las que tengan más volumen de búsquedas en cada lengua. Cualquier agencia de marketing online, además de ayudarte con la publicidad en Internet, te dará algunas pautas sobre cómo realizar esta optimización. Algunas como que las keywords han de estar colocadas un número definido de veces dentro de un texto, dependiendo de su extensión, que los títulos y las descripciones son primordiales en el posicionamiento y también los enlaces. Te dará las claves para posicionar tu página y lograr que esté visible en cualquier idioma y desde cualquier parte del mundo.

    Optimización. Al igual que hay que optimizar una web de forma constante, cuando traduces una web a otro idioma también has de hacerlo. No es suficiente con una traducción de calidad y con las palabras clave correctas, has de optimizar elementos como las imágenes, las descripciones del texto, los títulos de páginas…

    No hay que olvidar los metadatos del texto. Los metadatos que incluye el contenido como la traducción del título, la descripción de la página, la URL o el nombre del enlace con el que se va a publicar tu página, también han de estar traducidos. Y recuerda que también has de adaptar los enlaces internos y externos y traducir tablas, gráficos o vídeos.

    ¿Debo hacer SEO en varios idiomas?

    Antes de decidir si traducir o no el SEO de tu blog, entorno web o tienda virtual es necesario que tengas claros varios puntos, pero fundamentalmente dos: el público objetivo de tu sitio web y el presupuesto de que dispongas.

    1. Tu público objetivo

    El tipo de target o público objetivo de tu entorno web es el primer dato que debes tener presente antes de encargar (o no) una traducción SEO, especialmente el idioma que hablen esos usuarios presentes o potenciales que quieres atraer a tu sitio. Si tu público objetivo habla mayoritariamente castellano e inglés, ¿por qué vas a invertir en hacer traducir tu SEO al alemán o al chino? Es preferible que inviertas el presupuesto en mejorar el SEO en dos idiomas principales que en tres, cuatro, cinco o seis.

    1. Tu presupuesto

    Como te comentábamos antes, hacer traducir de forma profesional tu sitio web es imprescindible para mejorar el posicionamiento natural, para conseguir que los buscadores indexen los contenidos y tu página web aparezca en los primeros resultados, para evitar ser penalizado por duplicación de contenidos, etc. Pero, además, tienes que contar con el apoyo de otros profesionales especializados en el desarrollo webel marketing online, el SEO, etc.

    Es decir: contar con profesionales especializados en SEO internacional  es fundamental para rentabilizar tu inversión, pero no es un servicio gratuito. Además, la inversión crece según aumentes el número de idiomas en los que quieras posicionar tu entorno web en el mercado internacional.

    Errores en la traducción SEO de la web

    Una de las peores prácticas a las que puedes recurrir es a la utilización de un traductor automático para la traducción SEO de tu página web. Algunas herramientas creadas por empresas como Google, permiten que al dar un clic el contenido de la página sea traducido de forma inmediata. Sin embargo, aunque los textos aparecen traducidos no dejan de contener importantes errores lingüísticos que solo un traductor profesional puede evitar.

    Y es que aunque creas que la traducción literal es la mejor opción para tu web, no es así. Una web traducida a otros idiomas con traductores automáticos, cuyas contraindicaciones y efectos secundarios han sido más que demostrados, perjudicará enormemente la reputación de tu web y perjudicará gravemente su salud general. Es necesario tener en cuenta que el posicionamiento SEO requiere estructuras y condiciones específicas, como palabras clave, que pueden cambiar de un idioma a otro. Por ello, aunque el texto sea claro para los usuarios, puede no ser la mejor opción al elegir cómo traducir una página web que busque ser posicionada.

    Además, se tiene que estudiar un poco la cultura del país. Quizá la manera de hacer publicidad en Londres varía mucho de hacerla en Estocolmo. A lo mejor hacen falta cambios lingüísticos o matices que no emplearías en tu lengua materna. Por ejemplo, en la cultura eslava es muy irrespetuoso hablar a otra persona de tú a tú, como sí se hace en España cuando se promociona una web

    Ojo con los cambios web

    Los cambios son en muchas ocasiones inevitables. Pero ten cuidado, porque te pueden causar algún que otro estrago en tu reputación online. Cuando se decide por traducir una página web con una empresa de traducción de confianza, lo primero que hay que tener claro es que la versión del ‘site’ es el definitivo y que lo único que puede pasar es que en el futuro se haga algún cambio pero sin demasiada sustancia. No sería la primera vez que se recurre a una agencia de traducción profesional para dar forma a unos textos en otro idioma y que después se modificara la página web y que los traductores automáticos ‘hicieran su magia’. En una ocasión, tras traducir una página web al ruso sobre el aceite de oliva, quedó todo perfecto. Pero unos meses después, unas modificaciones del perfil hicieron que la empresa empleara Google Traductor y en vez de aceite, se ve que el ‘cerebro de Google’ creyó que para Rusia lo más adecuado era el petróleo. Os podéis imaginar la confusión que creaba entre los ‘consumidores’ y las pérdidas de la compañía.

    Expertos en traducción web

    La importancia de tener una página multilingüe es indiscutible, la única medida preventiva que debes tener en cuenta es dejar esta tarea en manos profesionales como las de Okodia porque ¡más vale prevenir que curar! Quítate de la cabeza la idea de que la traducción web se puede realizar recurriendo a cualquier traductor automático. No.  Deja de dar prioridad al precio de esta traducción o a la rapidez sin tener en cuenta los factores de posicionamiento. Esto da lugar a que muchos de los contenidos traducidos no posicionan al igual que el contenido original. Hay que recurrir a expertos que sepan lo que hacen. Es por eso por lo que una de las mejores opciones es acudir a un profesional de la traducción web que, además, entienda sobre SEO.

    En nuestra agencia de traducción web podrás traducir tu página web, por ejemplo, a español, inglés, alemán, francés, japonés o a cualquier otro idioma teniendo en cuenta parámetros SEO. Nuestros traductores profesionales se encargan de hacerlo posible.

    Un caso de éxito

    Si te gusta el mundo de las apuestas y el juego, seguramente ya hayas oído hablar de Casino Professor. Se trata de una de las pocas páginas web que existen íntegramente en español que ayuda a localizar los mejores casinos online. Y es que, la industria del juego trabaja principalmente en otros idiomas como el inglés, por lo que a las personas de habla hispana que, además, desconocen otros idiomas, les es un poco complicado localizar webs de este tipo.

    Los responsables del negocio decidieron acudir a Okodia – Grupo traductor con el convencimiento de que no querían circunscribir únicamente su negocio en España y latinoamética, sino que querían hacer lo mismo que otras páginas web, querían expandirse en otros países y la única manera de hacerlo era recurriendo a los idiomas.

    Alemán, finlandés e inglés. Esos son los tres idiomas que eligieron en función de su modelo de negocio. Se trataba de traducciones profesionales que requerían de cierta urgencia porque cada día que pasaba sin estar posicionados en esos mercados, la empresa perdía dinero, así que en Okodia nos pusimos manos a la obra para traducir la página web. Pero no se trataba de una traducción cualquiera, sino de una traducción profesional orientada al SEO, así que había que tener muy en cuenta las palabras clave más buscadas en dichos idiomas para incluirlas en la traducción web. Todo esto ha hecho que esta empresa despegue a nivel internacional.

    Los blogs también son importantes

    El blog, que también debe ser traducido a varios idiomas, es una pieza fundamental para el posicionamiento de tu web médica hoy en día. En él no pueden faltar contenidos de interés bien redactados en los que resulta muy útil añadir enlaces a otros artículos relacionados. De este modo, también puedes incrementar el número de visitas a tu web, pues las personas que visiten dichos enlaces pueden ser redireccionadas a los contenidos de tu web.

    Cuando hablamos de palabras clave, herramientas como Google Adwords nos ayudarán a saber qué palabras son las que más habitualmente escriben los usuarios para realizar sus búsquedas y, aunque a menudo vemos cómo pegan patadas al diccionario sin piedad, podemos usarlas –correctamente escritas y en el contexto adecuado– en los artículos de nuestro blog.

    Estos son consejos quizás muy básicos, pero lo que nos gustaría que quedara claro es la importancia de cuidar el lenguaje en todas estas acciones. Con esta intención, te recetamos una dosis generosa de buenas traducciones, ortografía correcta y redacciones de calidad. Juntas forman un complejo vitamínico infalible que reforzará, con toda seguridad, tu web.

    Como ves, traducir SEO implica un gran trabajo. Exige a un traductor profesional que conozca a fondo no solo el idioma, también la cultura, los giros, e incluso las faltas de ortografía que los usuarios pueden cometer al realizar una búsqueda.

    Enlaces relacionados

    ¿Y si traduces los ecommerce y las newsletters?

    3 casos de pymes que ya son internacionales

    Rocío González

    Autor Rocío González

    Más entradas de Rocío González