¿A qué se puede dedicar un traductor profesional?

Si le preguntas a un traductor profesional por qué eligió estudiar Traducción e Interpretación, con toda probabilidad, la mayoría te responderá “por vocación”. Y es que en el trabajo de un traductor profesional hay algo indudable, o te gusta, o no te gusta. Y cuando el trabajo te apasiona, se nota. Como de pasión no solo se vive (aunque el que te encante tu trabajo también suele ser un plus), te contamos en este artículo a qué se puede dedicar un traductor profesional y cómo los profesionales de este sector solemos encontrar trabajo.

Qué busca el mercado en un traductor

Independientemente de si te has convertido en un traductor especializado en traducción médica o en un traductor jurado, por ejemplo, un buen profesional también debe adaptarse a las exigencias del mercado. En ese sentido, debes saber que las empresas siempre buscan trabajadores que tengan total autonomía y a los que no tener que estar diciéndole cada dos por tres qué es lo que deben hacer. Esto es,  se buscan profesionales que sepan en cada momento lo que tienen que hacer.

Por otro lado, el traductor profesional también tiene que ser resolutivo. Cuando un cliente acude, por ejemplo, a una empresa de traducción, lo menos que desea es que ésta le dé problemas. Los clientes siempre buscan soluciones y un resultado final que se adecue a lo que realmente se necesita.

El mercado también busca una fusión de profesiones. ¿Esto qué quiere decir? Que se necesitan distintos perfiles de traductor profesional, por ejemplo, hay traductores que se encargan de corregir los proyectos cuando los terminan otros; otros que, en cambio, cotejan las traducciones y los que se dedican puramente a traducir el texto cuando reciben el encargo.

Y sí, especialización es también lo que quiere el mercado de los traductores. ¿Te imaginas tener que recurrir, por ejemplo, a los servicios de un pintor y tener que explicarle cómo debe pintar las paredes de tu casa? No, ¿verdad? Pues en el ámbito de la traducción sucede exactamente lo mismo. El cliente no quiere tener que explicar al traductor cómo entregar su original. Y es que si el traductor profesional está especializado en un campo concreto debe conocer las peculiaridades de dicho campo. Así todo saldrá más rodado.

No solo basta con ser bueno. También hay que saber venderse y ser bueno comunicando. Un traductor profesional debe hacerlo, además, los buenos traductores siempre destacan.

Encontrar trabajo como traductor

A la hora de buscar trabajo como traductor, es habitual recurrir a páginas webs específicas para buscar empleo como Jooble, donde se pueden encontrar ofertas para traductores profesionales. Ahí se buscan traductores profesionales freelance o bien traductores profesionales que se incorporen a un departamento específico de cualquier empresa.

No obstante, también muchos profesionales optan por visitar webs de agencias de traducción como Okodia, donde tenemos un apartado específico para enviar el curriculum. De ahí solemos obtener una base de datos de traductores profesionales especializados en distintos ámbitos y en diferentes idiomas. De esta manera podemos dar una respuesta integral a las necesidades de nuestros clientes.

Salidas profesionales de los traductores

Cuando se enuncia la palabra ‘traductor’, a todos nos viene a la mente ese profesional que se encarga de expresar un texto en otro idioma. Si bien es la faceta más reconocida de los traductores profesionales, no es la única, pues existen más salidas profesionales para los traductores.

Hay muchas empresas que acuden a Okodia- Grupo traductor buscando traducir sus contenidos. Un solo traductor no se encarga de realizar todo el trabajo, pues después de una primera traducción, los proyectos que nos llegan pasan por un control de calidad antes de ser entregas¡dos al cliente. En este sentido, hay traductores que realizan revisiones de textos ya traducidos y esta es otra de las salidas profesionales que tienen.

Aparte de eso, también tienes la oportunidad de ser gestor de proyectos, localizador o traductor de software, creador de contenidos… O bien también puedes especializarte en un área de la traducción que te llame la atención como podría ser la traducción jurada, la traducción jurídica o la traducción médica o técnica. 🙂

Y ya hay también algunos profesionales que se decantan por la enseñanza. Sí, si eres traductor profesional también puedes dedicarte, por ejemplo, a ser profesor de idiomas. Pero claro, si a ti lo que te gusta es traducir, lo mejor es que lo intentes en una agencia de traducción. Seguro que podrás encontrar la oportunidad que necesitas. 🙂