¡Pide presupuesto gratis!

    Para tener éxito en el sector de la traducción, uno debe ser bueno. El éxito no está implícito, también se requieren habilidades de traducción. La felicidad es el objetivo para aquellos que han logrado el objetivo básico de ser un traductor exitoso: un flujo constante de trabajo con ingresos constantes. Pero, ¿cómo diantres se consigue eso?

    ¿Qué busca el mercado?

    Independientemente de si te has convertido en un traductor especializado en traducción médica o en un traductor jurado, por ejemplo, un buen profesional también debe adaptarse a las exigencias del mercado. En ese sentido, debes saber que las empresas siempre buscan trabajadores que tengan total autonomía y a los que no tener que estar diciéndole cada dos por tres qué es lo que deben hacer. Esto es,  se buscan profesionales que sepan en cada momento lo que tienen que hacer.

    Por otro lado, el traductor profesional también tiene que ser resolutivo. Cuando un cliente acude, por ejemplo, a una empresa de traducción, lo menos que desea es que ésta le dé problemas. Los clientes siempre buscan soluciones y un resultado final que se adecue a lo que realmente se necesita.

    El mercado también busca una fusión de profesiones. ¿Esto qué quiere decir? Que se necesitan distintos perfiles de traductor profesional, por ejemplo, hay traductores que se encargan de corregir los proyectos cuando los terminan otros; otros que, en cambio, cotejan las traducciones y los que se dedican puramente a traducir el texto cuando reciben el encargo.

    Y sí, especialización es también lo que quiere el mercado de los traductores. ¿Te imaginas tener que recurrir, por ejemplo, a los servicios de un pintor y tener que explicarle cómo debe pintar las paredes de tu casa? No, ¿verdad? Pues en el ámbito de la traducción sucede exactamente lo mismo. El cliente no quiere tener que explicar al traductor cómo entregar su original. Y es que si el traductor profesional está especializado en un campo concreto debe conocer las peculiaridades de dicho campo. Así todo saldrá más rodado.

    No solo basta con ser bueno. También hay que saber venderse y ser bueno comunicando. Un traductor profesional debe hacerlo, además, los buenos traductores siempre destacan.

    Trabajar para una agencia

    Una opción es trabajar para una agencia de traducción como Okodia. En ellas, trabajan en plantilla personas de diferentes perfiles: los gestores de proyectos, que son quienes gestionan las traducciones; especialistas en marketing o contabilidad, para hacerse cargo de la imagen de marca y de las facturas; y traductores en plantilla. Eso sí, la mayoría de agencias trabajan fundamentalmente con traductores autónomos.

    Traductores autónomos: a la caza del cliente

    Alrededor de un 90 % de los traductores trabajan como autónomos. Pero, ¿cómo encontrar clientes? La mayoría de traductores confiesa que los obtienen gracias al boca a boca y a base de enviar CV a  agencias de traducción.  En Okodia, por ejemplo, disponemos de un apartado de nuestra web para que los traductores profesionales puedan dejarnos sus datos, en ocasiones también hemos utilizado otro tipo de plataformas, como Jobsora o Jooble, para dar con los profesionales más indicados en función de nuestras necesidades.  Además, en el caso de que necesitemos ofrecer servicios de interpretación en una determinada ciudad también nos permite localizar al candidato por ciudades o regiones.

    Por otra parte, Internet es un buen método para darse a conocer, pero no para obtener nuevos clientes. Al menos, esto es lo que se desprende de una encuesta realizada en el sector profesional de la traducción por Okodia-Grupo traductor. De ella se desprende que la mayoría de los traductores profesionales consiguen más clientes a través de sus contactos y de recomendaciones que a través de medios sociales como páginas web, blogs o redes sociales.

    Más de medio centenar de profesionales de los idiomas han participado en la encuesta que refleja que los traductores profesionales apenas utilizan las bitácoras personales y páginas web, mientras que sí son asiduos en el uso de las redes sociales. En opinión del CEO de Okodia, Luis Rodríguez, “algunos traductores consideran una pérdida de dinero, en lugar de una inversión” el invertir tiempo en este tipo de plataformas

    Pero, ¿y la traducción automática?

    Aparte de eso, los profesionales se han pronunciado sobre las prácticas que están utilizando algunas empresas de utilizar la traducción automática como complemento a la traducción humana. En este punto coinciden en que este tipo de herramientas “nunca” sustituirán el trabajo humano, donde prima la calidad por encima de una traducción literal de palabras en la que no se tiene en cuenta el contexto.

    Según Rodríguez, la evolución de las nuevas tecnologías, sobre todo la implementación de los traductores automáticos, ha hecho que tenga  en “baja estima” el trabajo del traductor por parte de los clientes, “que cada vez quieren traducciones con más urgencia y a coste más bajo”. “Tengo la sensación de que el cliente pide a los profesionales una velocidad de traducción automática, a coste muy bajo y con muy alta calidad”, ha añadido.

    Otras salidas

    Cuando se enuncia la palabra ‘traductor’, a todos nos viene a la mente ese profesional que se encarga de expresar un texto en otro idioma. Si bien es la faceta más reconocida de los traductores profesionales, no es la única, pues existen más salidas profesionales para los traductores.

    Hay muchas empresas que acuden a Okodia- Grupo traductor buscando traducir sus contenidos. Un solo traductor no se encarga de realizar todo el trabajo, pues después de una primera traducción, los proyectos que nos llegan pasan por un control de calidad antes de ser entregados al cliente. En este sentido, hay traductores que realizan revisiones de textos ya traducidos y esta es otra de las salidas profesionales que tienen.

    Aparte de eso, también tienes la oportunidad de ser gestor de proyectos, localizador o traductor de software, creador de contenidos… O bien también puedes especializarte en un área de la traducción que te llame la atención como podría ser la traducción jurada, la traducción jurídica o la traducción médica o técnica. 🙂

    Y ya hay también algunos profesionales que se decantan por la enseñanza. Sí, si eres traductor profesional también puedes dedicarte, por ejemplo, a ser profesor de idiomas. Pero claro, si a ti lo que te gusta es traducir, lo mejor es que lo intentes en una agencia de traducción. Seguro que podrás encontrar la oportunidad que necesitas

    Nuestro consejo

    Los traductores que se respetan a sí mismos no ponen a sus clientes en primer lugar más allá del punto donde esto impacta en su propio nivel de vida. Tampoco cobran tarifas bajas o soportan prácticas de pago dudosas. Hacer estas cosas conducirá a los sentimientos desagradables de la pérdida de la autodeterminación y la independencia: un sacrificio terrible cuando esto es algo que todo profesional independiente debe ser libre de saborear.

    Tener tiempo para tus amigos y familiares es algo obvio. Pero, ¿y qué más? ¿Tienes un deporte favorito u otra actividad de ocio? Si es así, debes tomarte un tiempo para disfrutar de los beneficios clave de ser un traductor independiente: libertad financiera y la capacidad de simplemente tomarte un descanso cuando lo desees. Si deseas aprender una nueva habilidad, ya sea otro idioma, pintura de acuarela o escalada, busca tiempo para ello.

    Una buena forma de garantizar la felicidad en tu trabajo es asegurarte de minimizar las frustraciones diarias. Para muchos traductores esto significa facilitarte las cosas usando herramientas que te ayuden en tu trabajo diario.

    Por último,  tendrás que experimentar por ti mismo la felicidad de ser traductor, establecer tus propios objetivos, y estos determinarán el camino exacto que sea adecuado para ti.

    Enlaces relacionados

    Dime cómo traduces y te diré quién eres

    Curiosidades de la traducción que seguro que no sabías