¡Pide presupuesto gratis!

Dicen por ahí que es mejor que hablen de ti a que no hablen. Pero… ¿a costa de qué? La ciudad de Sevilla ha conseguido fama mundial y no precisamente por sus monumentos. La traducción turística ha provocado que para bien o para mal, la popular urbe andaluza salga en informativos, periódicos y en redes sociales. Y es que la traducción turística en Sevilla no es precisamente una maravilla. Te contamos por qué.

Errores de traducción turística

Si quieres visitar la Casa de Pilatos en Sevilla, más vale que te vayas poniendo en forma porque, según la traducción de la cartelería encargada por el Ayuntamiento de la ciudad andaluza se trata de ‘Pilate’s House’. Éste es solo uno de la decena de errores de traducción turística que ha cometido recientemente el Consistorio y que podría volver locos a los turistas extranjeros. ¡Y no es de extrañar!

Pero Sevilla también se ha coronado por hacer una traducción turística literal de otros lugares de visita. El Hospital de las Cinco Llagas parece ser que se dice de la misma manera en otros idiomas porque la traducción es tan literal que no se ha cambiado nada.

Pero estos errores de traducción turística no son aislados. Profesionales del sector turístico de otras ciudades españolas también han recurrido a traductores automáticos o a traducciones bien literales de sus servicios para intentar atraer clientes. Pero el efecto ha sido más bien el contrario. Hay traducciones gastronómicas que te dejan con un sabor amargo. Pero también hay posibilidad de que los turistas que se hospedan en una ciudad en la que no residen se vayan contentos. Hay maneras de evitar que errores de traducción conviertan, por ejemplo, un hotel en un infierno. 

Traducción turística, alejarse de la mofa social

Para bien o para mal, en Internet es fácil que un error de traducción se viralice y más si tiene la inmensidad de los errores cometidos en la cartelería de Sevilla. Entre los comentarios más populares sobre la traducción ‘spanglish’ de los carteles sevillanos destaca quien achacaba la traducción a Ana Botella, la mujer del expresidente del Gobierno o quien se animaba a ‘traducirlos’ a otros idiomas:  «en chino, por si alguien aún no lo ha traducido, Mulallas de la Macalena, Basílica de la Macalena, Tole de los Peldigones».

Para alejarse de la mofa social y evitar convertirse en tendencia con casos como éstos, lo mejor es desde el principio acudir a profesionales de la traducción, que sabrán cómo darle la mejor forma a este tipo de traducción turística para el extranjero no vuelva a casa con una imagen equivocada del lugar que visita.

Deja un comentario