traducir contenidos

Los mejores consejos para traducir tus contenidos

Si tienes un negocio y pretendes internacionalizarlo, está claro que tendrás que traducir todos sus contenidos,desde la página web hasta los anuncios y la documentación más técnica de los manuales de instrucciones. Una tarea que no puedes hacer solo, sobre todo, si lo que pretendes es mantener una cierta reputación de tu empresa. 

Sin embargo, no todas las empresas tienen en cuenta la traducción del material que producen. Imagínate que emites un comunicado de prensa sobre el lanzamiento de un nuevo producto y al cabo de los días, te das cuenta de que ese comunicado debería remitirse también a Estados Unidos de manera inmediata. Lo envías a un traductor profesional para que lleve a cabo la traducción y éste te remite un correo con más de una veintena de dudas sobre el contenido. Para evitar esto, en Okodia te damos unos consejos de traducción para evitar problemas con la traducción de tus contenidos.

Cómo redactar el contenido

Cuando redactes un texto piensa primero en el público al que va dirigido. No es lo mismo traducir un anuncio publicitario para adolescentes que traducir un manual técnico de instrucciones. Usar la jerga específica ayuda mucho a ponerse en situación.

Redacta siempre el texto de manera clara y sencilla. Esto es, usa frases cortas, evita las repeticiones y ambigüedades, intenta no usar abreviaturas y si las utilizas, explica su significado. Ten en cuenta que el lector no tiene por qué conocerlo.

Ten , asimismo, cuidado con las connotaciones culturales y el humor. A veces es complicado traducirlas, ya que cada cultura es un mundo y puede que si tu lector es extranjero no comparta la misma cultura que tú. El humor y los chistes también son complicados de traducir por los mismos motivos.

Consejos de traducción

Cuando envíes los textos al traductor profesional, proporciónale información necesaria para traducir el contenido, esto es, el objetivo, a qué público se dirige… Responde, asimismo a todas las preguntas del traductor. Es posible que aunque le hayas explicado todo sobre el texto, éste siga teniendo dudas en las que no habías pensado, dedica tiempo a hablar con tu proveedor de servicios para que éste pueda entregarte un trabajo perfecto y fiel a la realidad.

Eso sí, no pongas en entredicho el trabajo del traductor profesional porque Google te haya ofrecido otra solución. Los traductores automáticos no son de fiar y si recurres a ellos la reputación de tu negocio se verá mermada. A la vista están los errores que comete este traductor.