¡Pide presupuesto gratis!

    Transcreación, esa palabra sobre la que todo el mundo comenta y a la que aún no has tenido el placer de conocer. Quizás te has preguntado por qué se habla tanto de ella en el ámbito de las empresas y la internacionalización, y si es algo que necesitarías para tu negocio. Si quieres abrirte mercado en otros países la respuesta es sí, necesitas transcreación. ¿Pero qué es transcreación? Trans es un prefijo que significa “más allá de”, “a través de” o “cambio”. Esto aplicado a la traducción, significa que tienes que hacer algo más que una traducción literal de palabras a la hora de adaptar tu negocio a una cultura concreta. Los rasgos de cada territorio son todo un mundo: desde sus referencias culturales, su filosofía de vida, hasta su sentido del humor e idiosincrasia. Por eso, hacer por ejemplo una mera traducción de la página web de una empresa, no es suficiente para calar en el público de otro país. Una traducción pegada al texto original a veces no sirve, porque hay muchas frases, expresiones, dobles sentidos, etc, que en otro idioma pierden su significado. [Sharer] La transcreación traduce ideas, conceptos, sentimientos, reacciones. Se asegura de que un mensaje impacte de la misma manera y provoque las mismas sensaciones, independientemente de en qué lugar del mundo se reciba. Y esto no implica que se utilicen las mismas palabras en los diferentes idiomas. Hacer transcreación no es una tarea sencilla, y no lo puede hacer cualquier traductor, porque además de tener las cualidades de todo profesional de la traducción (como, obviamente conocer perfectamente las lenguas de origen y destino), ese traductor debe tener también, como si de un publicista se tratara, una parte creativa muy desarrollada, y además conocer perfectamente tanto la empresa o producto que “vende”, como la sociedad a la que quiere llegar. Aunque no nos demos cuenta, la transcreación es una práctica habitual de toda empresa internacional con éxito. ¿Quieres un ejemplo? McDonald’s lleva el concepto de transcreación ya no solo a sus mensajes, ¡sino también a sus menús! En función de en qué lugar del mundo te encuentres, verás una oferta diferente de hamburguesas, como la McRice en Singapur, la McArabia, con pan de pita en Arabia, y un largo etcétera. Se amolda a la sociedad local. En lo que a comunicación se refiere, su famosa campaña I’m loving it fue adaptada a numerosos países, con la consiguiente traducción del eslogan de maneras diferentes. Curiosamente en España se dejó en inglés. Y es que a veces no traducir es transcreación. Es una cuestión de decisiones. El traductor dedicado a la trancreación deber tomar de hecho decisiones creativas muy importantes, a veces arriesgadas, y por eso hay que estar seguro de que se recurre a verdaderos profesionales en esta materia, a los que vas a confiar la imagen internacional de tu empresa.

    Deja un comentario

    Si quieres traducir tus campañas de comunicación...

    TENEMOS UN REGALO PARA TI

    Al hacer click en el enlace aceptas la nota legal, política de privacidad y condiciones generales.