¡Pide presupuesto gratis!

    Cuando hablamos de las ventajas de traducir, nos referimos evidentemente a los beneficios de una buena traducción, una traducción profesional. Si la traducción no es buena, puede ser peor el remedio que la enfermedad y, lejos de ayudarte, podría dañar tu trabajo y reputación.

    Por eso siempre insistimos en la importancia de una traducción que esté al nivel de lo esperado. Por supuesto, ese familiar o amigo que sabe inglés puede ayudarte a leer o escribir un email, o puedes utilizar traductores automáticos para hacerte una idea general de lo que dice un texto que has visto, pero nunca debes esperar de este método un resultado profesional.

    Los beneficios de traducir… bien

    A veces nuestros clientes no son conscientes de las ventajas que tiene traducir un texto, documento o página web, hasta que nos lo encargan. Aunque en algunas ocasiones las traducciones se hacen por obligación (cuentas anuales o contratos para empresas multinacionales, por ejemplo), lo cierto es que cada vez son más las personas que se animan a impulsar sus empresas, a dar notoriedad a sus tesis, estudios, artículos, etc, o internacionalizar sus productos, a través de una comunicación multilingüe. ¿Por qué? Porque los beneficios de comunicarte en varios idiomas son evidentes:

    Razón 1: atraer clientes extranjeros

    Como país eminentemente turístico, en España estamos acostumbrados a recibir cada año a millones de clientes que hablan otros idiomas. Quizá hasta ahora te has apañado hablando sólo castellano, catalán o gallego, pero los tiempos cambian y cambiarán todavía más. Hoy en día los clientes extranjeros que entren a tu tienda, cafetería, comercio o taller querrán ser atendidos en su propio idioma o, al menos, en inglés. Traducir la carta de tu restaurante, la cartelería, la publicidad, las tarifas, etc., de tu negocio no sustituirá la presencia de un buen intérprete, pero sí que te ayudará a atraer a esos cientos de clientes extranjeros que ahora pasan de largo.

    Razón 2: ampliar tu mercado

    En Okodia tenemos clientes de Irlanda, Japón, Suecia, Portugal, Estados Unidos…Abrir nuestra empresa al mercado internacional es básico para nuestra estrategia de negocio, algo que están haciendo muchísimas microempresas como la tuya. ¿Cómo puedes ampliar tu mercado invirtiendo lo justo? Encargando la traducción web de tu tienda virtual o del escaparate online de tu pequeña empresa.

    Razón 3: invertir sabiamente

    Una de las claves del éxito de una microempresa es rentabilizar al máximo cada euro que invierta, ¿verdad? Confiar en una agencia de traducción profesional no es más caro que pagar a tu asesor fiscal, a la aseguradora o a la compañía de electricidad, pero ese dinero que vas a invertir en mejorar el servicio y atraer a nuevos clientes volverá multiplicado a tu cuenta de resultados. Invertir sí, pero sabiamente y con un objetivo en mente: traducir para salvar o mejorar tu pequeño negocio.

    Razón 4: vender más

    Según el Forrester Research el 80% de los consumidores esperan ser atendidos en su propio idioma, y no sólo eso, tampoco comprarían un producto que no tenga toda la información importante traducida a su idioma. Por otro lado, la mitad de los consumidores están dispuestos a pagar más si todo lo referente al producto que adquieren está en su idioma, por ejemplo, sólo el 7% de los chinos y el 5 % de los japoneses se sienten cómodos comprando en un idioma diferente al suyo. . Si la información está traducida el cliente está más cómodo, y esto ayudará al éxito de nuestros productos ya que si el comprador entiende bien qué es lo que ha adquirido hay más probabilidades de que le guste, se sienta satisfecho y repita su compra o experiencia.

    Razón 5: dar confianza

    En cuanto al entorno digital, nos dan también algunos datos. El hecho de que la información online de nuestra empresa no esté en inglés hace desconfiar a los potenciales clientes. Está comprobado que los visitantes de una Web permanecen el doble en ella si la página está en su idioma aumentando así las probabilidades de venta. De hecho la mitad de los consumidores sólo compran en páginas Web que estén en su idioma. También mejorará nuestra imagen, ya que incrementaremos la sensación de proximidad y por la tanto aumentará la confianza en nuestros productos.

    En definitiva, estos tres beneficios se traducen en una cosa: potenciar tus oportunidades. ¿Y quién no querría aprovechar la ocasión de aumentar sus posibilidades de éxito?

    ¿Cuáles son las opciones que tienes a la hora de traducir?

    1. Usar un traductor automático
    2. Dejar que te lo traduzca esa persona que no es experta en el tema ni traductora, pero que sabe hablar muy bien ese idioma
    3. Traducirlo tú mismo y dejar en manos de un profesional la revisión del texto
    4. Encargar directamente esa traducción (y revisión) a profesionales

    ¿Crees que encontrarás diferencias entre una opción y otra? ¡Por supuesto! Todas pueden ser correctas y válidas en un momento dado, pero debes asumir una diferencia de calidad que, dependiendo del objetivo de tu traducción, podrás aceptar o no.

    Cuando lo que necesitas es un texto perfecto, apto para un contexto especializado, o de carácter comercial, divulgativo, institucional, etc, la solución es sin duda una traducción profesional. ¿Qué diferencias vas a encontrar entre una traducción profesional y una que no lo es?

    Para empezar, en una traducción profesional no encontrarás (o no deberías) faltas de ortografía, falsos sentidos, o incoherencias gramaticales. Sí encontrarás, en cambio, un lenguaje correcto, natural, y con un vocabulario acorde a la naturaleza del texto. Una traducción profesional no solo supone que una persona nativa de ese idioma, y especializada en la materia de tu texto, haga la traducción, sino que además otra persona la supervisará. El control de calidad en una traducción profesional es sin duda mucho más exhaustivo.

    Por otra parte, la traducción profesional estará lista en el momento en el que la necesites: por muy extensa que sea, no habrá demoras o entregas parciales. Si un traductor o agencia pacta contigo un plazo de entrega, no dudes que lo cumplirá.

    Por último, la traducción profesional puede tener otros valores añadidos si así lo deseas, como por ejemplo el servicio de maquetación. A veces no se trata solo de tener el texto traducido, sino de tener un documento exactamente igual en diseño, composición y formato que el documento original, pero en otro idioma.

    ¿Quieres saber un poco más sobre el método que tenemos en Okodia para entregar estas traducciones de calidad? Muy pronto en nuestro blog entraremos en detalle.

    Enlaces relacionados

    La corrección de textos

    12 citas de películas míticas

    es