¡Pide presupuesto gratis!

Mariano Rajoy ha concedido una entrevista al periódico norteamericano The Wall Street Journal en la que se ha mostrado comedidamente optimista en cuanto al futuro económico del país. El presidente del Gobierno español ha afirmado que el país ha salido de la recesión, aunque no de la crisis: el PIB no remonta y la tasa de paro, por encima del 26%, no parece que vaya a mejorar. Y como según él, “las mejoras ocurrirán poco a poco”, veamos qué opciones tienen los empresarios que se mantienen a flote en el mercado.

Si nos ponemos técnicos y aplicamos nuestros conocimientos de estrategia empresarial, vemos que Ansoff nos aconsejaba, para lograr el crecimiento horizontal, 4 posibles estrategias: penetración -con los productos actuales crecer en los mercados actuales-, diversificación por mercados -con los productos actuales entrar en mercados nuevos-, diversificación por productos -entrar con nuevos productos en los mercados actuales- y diversificación estricta -entrar en nuevos mercados con nuevos productos-.

Hasta hace poco, hablar de mercado significaba hablar del contexto nacional. Sin embargo, la consolidación de las áreas de libre comercio internacionales, la desaparición de los aranceles y el abaratamiento del transporte de mercancías, por ejemplo, han ido modificando los límites del mercado. Más recientemente, la aparición de Internet ha contribuido decisivamente a cambiar la configuración de lo que se entiende por mercado, poniendo el mundo entero al alcance de las empresas para la comunicación y promoción de sus productos y servicios.

Por ello, parece ser que la solución a la lenta recuperación de la economía española pasa por salir a buscar clientes a los mercados exteriores. Y además, tenemos ayuda. Instituciones como ACC1Ó, ICEX España Exportación e Inversiones, el tejido de Oficinas Económicas y Comerciales en el extranjero o las propias Cámaras de Comercio ponen a disposición del empresario un abanico de herramientas para acompañarle y dulcificarle el aterrizaje a los mercados exteriores. El instrumento ICEX Next, por ejemplo, se dirige a PYMES españolas que deseen internacionalizar su negocio y/o consolidar su presencia en el exterior. No sólo les asesora en el diseño del plan de internacionalización, también ofrece ayudas para los gastos relacionados, como por ejemplo, los que conlleven la traducción de los documentos.

Ya comentamos en otros posts la importancia de hablar a nuestros clientes, actuales o potenciales, en la lengua de su corazón, y de hacerlo correctamente. Así, no solo nos aseguramos una mayor cuota de mercado en esta comunidad lingüística en concreto, sino que mostramos nuestra deferencia hacia esa cultura, nuestro conocimiento y respeto para con su idiosincrasia y por encima de todo, nuestra capacidad y operatividad en el mercado destinatario. Otros lo han hecho y les ha ido bien. No nos pongamos límites y atrevámonos a salir ahí afuera.

Deja un comentario